Mostrando entradas con la etiqueta AKENATON. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta AKENATON. Mostrar todas las entradas

viernes, 9 de junio de 2017

Seshen: La Sanación a Distancia desde el Antiguo Egipto a hoy día.

En el Antiguo Egipto parece ser que se conocía una técnica basada en la combinación de principios de la física, metafísica y espiritualudad que permitía poner un misterioso conocimiento en el "castillo" de lo esotérico (doctrina secreta de conocimientos y técnicas de acceso restringido) mediante el cual se crea una energía de tamaño infraatómico que sigue a la generación de un pensamiento y que al igual que un rayo láser se focaliza en un punto de una persona o animal para reprogramar un desequilibrio energético con manifestación orgánica.

Por tanto hoy en Sabiens sabremos más sobre una energía que no se toca pero si se siente positivanente como es el Seshen.





Fuente/Sabiens

miércoles, 24 de mayo de 2017

Akenaton. El Faraón Extraterrestre.



jueves, 28 de julio de 2016

Akenatón – El faraón extraterrestre del antiguo Egipto.

Aquenáton

Los textos antiguos describen que una vez en la historia del antiguo Egipto, conocida como la era predinástica, donde reinaron ‘dioses’ en Egipto durante cientos de años. Akhenaten fácilmente podría haber sido un faraón egipcio que pertenecía a este período. Algunos teóricos de los antiguos extraterrestres interpretan su cráneo alargado como una señal de patrimonio ajeno.

El antiguo Egipto tiene una de las historias más sorprendentes del planeta. No sólo son sus espectaculares notables logros arquitectónicos, sino también su increíble conocimiento en las diferentes ciencias es un detalle llamativo compartido por sólo unas pocas civilizaciones antiguas de todo el mundo.

Sin embargo, las pirámides de Giza y la Esfinge majestuosa no son los únicos misterios que rodean la antigua civilización egipcia. Sus emperadores pertenecen a una lista de detalles más arcano de la civilización del antiguo Egipto.

Uno de estos faraones se destaca del resto: Akenatón.

Akenatón, que era conocido antes del quinto año de su reinado como Amenhotep IV, fue un faraón de la dinastía XVIII de Egipto, que reinó durante 17 años. Fue el padre de Tutankamón, uno de los más famosos faraones egipcios. Muchos consideran Amenhotep como uno de los mayores y más influyentes innovador religioso del mundo. Muchos lo consideran como el primer monoteísta de la historia, un precursor de Abraham, Isaac, Jacob y Mahoma como profetas que adoran a un Dios.

Pero antes de Akenatón, muchos faraones extraños reinaban en el antiguo Egipto.

Uno de los textos antiguos más importantes que pueden decirnos más acerca de este momento de la historia es el Papiro de Turín, que enumera todos los faraones que gobernaron el antiguo Egipto.

No sólo esta lista ‘oficial’ incluye todos los faraones del antiguo Egipto, sino que también incluye las deidades o “dioses” que vinieron de arriba y gobernaron en la tierra de Egipto antes del primer faraón mortal de Egipto, con un linaje que va por más de 13.000 años. Este es el gran misterio porque los eruditos convencionales consideran este texto antiguo como puro mito, y porque la mayoría de los detalles del texto antiguo se pasa por alto y omitidos de los libros de historia.

Dijo el Inglés egiptólogo Toby Wilkinson:

“Ellos parecen no tener antepasados o período de desarrollo; que parecen haber aparecido de la noche al día “ –

La Piedra de Palermo Epitaph es otro texto antiguo que menciona los misteriosos emperadores del Egipto predinástico.

Esta piedra antigua ni siquiera se refiere al dios egipcio Horus, lo que sugiere que era un rey del antiguo Egipto miles de años atrás. También dicen que otro dios egipcio Tot reinaba en las tierras del antiguo Egipto 8.670-7.100 aC. Curiosamente, el alto sacerdote egipcio, Manetón, que tuvo acceso a un número ilimitado de textos antiguos de la antigua biblioteca de Alejandría, y escribió al faraón acerca de la historia del antiguo Egipto en 30 volúmenes, se refiere a los seres divinos que reinaron durante el pre-faraónico Egipto.

Según la mitología egipcia, Akenatón descendiente de los dioses que vinieron a la Tierra en el momento de Zep Tepi, y hasta el día de hoy la gente cree que este faraón vino de las estrellas. De acuerdo con los “Textos de las Pirámides”

Hubo un período que surgió del caos primordial y la forma en que los dioses dominaban la tierra. Este período se denomina “Zep Tepi”.

Muchos investigadores creen que la antigua civilización egipcia se originó en el año 36.900 aC, cuando los ‘dioses’ que vinieron del cielo, reinaban en el país de los faraones. Se creía que Akhenaton fue uno de ellos. Akenatón, considerado por muchos como un faraón hereje, era el emperador responsable de dirigir Egipto hacia un estilo de vida religiosa completamente diferente, tratando de reconstruir la religión, que separa el politeísmo tradicional del antiguo Egipto.

“Sólo hay un Dios, el Padre. Yo le puedo acercar a día, por la noche “ – Akhenaton

Akenatón, para convertirse en faraón, ordenó que toda la iconografía de los dioses anteriores fueran retirados. Se permite sólo un emblema, que era un símbolo del sol, literalmente, el disco del sol con curiosos brazos o rayos apuntando hacia abajo.

Atón, o comúnmente conocido como el “Disco Solar ‘fue representado en los textos antiguos como una divinidad y la historia de Sinuhé, la dinastía 12, un rey difunto se describe como Dios de los cielos, y uniéndose con el disco solar; el cuerpo divino que une a su creador.

Por analogía, el término “plata Aten” se utiliza a veces para referirse a la Luna. El solar Atón era adorado como un dios ampliamente en el reino de Amenhotep III, cuando se le representa como un hombre con cabeza de halcón y Ra.

Sin embargo, Akhenaton fue mucho más misterioso, y su cuerpo de aspecto extraño alimentó las teorías que sugieren que no podría haber sido un faraón cualquiera, fue un misterioso líder que vino del cielo.

Aquenáton-2


Aunque Akhenaton es bien conocido debido a la misteriosa forma de su cabeza, la lista de características extrañas es extensa: un cráneo alargado, un cuello largo, ojos enterrados, muslos gruesos, largos dedos, las rodillas al reves, un vientre prominente, el cual sugiere un embarazo, y los pechos como una mujer.

La primera cosa extraña, de todas las estatuas y representaciones de la misma, es su cráneo alargado. En general, su cuerpo es casi una mezcla femenina y masculina. Este fue, el hecho más extraño, ya que otros faraones fueron representados como figuras fuertes e imponentes. Akenatón, sin embargo, no fue bien representada, sino como una figura extraña y débil mirando, con una cabeza muy alargada.

¿Porque Akenatón ordenaría los cambios en la iconografía real para presentarlo como un faraón “débil”? Misteriosamente, la esposa de Akenatón, Nefertiti, también estuvo representada con alargado cráneo. ¿Tendrían alguna anomalía genética que hizo que sus cabezas y cuerpos fueran deformes? ¿Hay algo más acerca de los orígenes de este extraño faraón? ¿Es posible que se trataba de un ser con genes de ADN de extraterrestres híbrido humano?

fuente/conocimientoprohibido.es

jueves, 24 de septiembre de 2015

EGIPTOLOGÍA. ¿A punto de descubrir la legendaria tumba de Nefertiti?

Es uno de los secretos mejor guardados por las arenas de Egipto. Nefertiti, la reina cuya legendaria belleza y enorme poder político hizo que se abrieran para ella las puertas de la Historia, tuvo sin embargo un final oscuro y misterioso. Su tumba, en efecto, jamás ha podido ser encontrada. Pero ahora las cosas podrían estar a punto de cambiar.

Busto de Nefertiti, reina (Consorte Real) de la dinastía XVIII de Egipto, Gran Esposa Real de Ajenatón (Akenatón).
Busto de Nefertiti, reina (Consorte Real) de la dinastía XVIII de Egipto, Gran Esposa Real de Ajenatón (Akenatón).

El todopoderoso Ministerio de Antigüedades egipcio, del que dependen los tesoros arqueológicos del país de los faraones, ha dado, en efecto, su «visto bueno preliminar» para utilizar un radar no invasivo en la búsqueda de la nunca hallada tumba de Nefertiti. Y es que el conocido egiptólogo Nicholas Reeves tiene la teoría de que la cripta de la hermosa y controvertida reina permanece oculta tras uno de los muros de la tumba de Tutankamon, en el Valle de los Reyes

Según ha manifestado Mouchira Moussa, portavoz del Ministro de Antiguedades Mamdouh el Damaty, la autorización de seguridad para el uso del radar podría estar lista en el plazo de un mes. «No va a causar daño alguno al monumento», afirmó Moussa.

Hace poco que Nicholas Reeves publicó su teoría, pero nadie hasta ahora ha podido comprobarla y se basa, por lo tanto, en una serie de evidencias circunstanciales. Reeves cree que Tutankamon, que murió a la edad de 19 años, podría haber sido enterrado a toda prisa en una cámara exterior de lo que originariamente fue la tumba de Nefertiti, que a pesar de todos los esfuerzos aún no se ha localizado.

El arqueólogo británico Howard Carter descubrió la tumba del joven faraón en el Valle de los Reyes de Luxor en 1922. Estaba intacta y llena de tesoros de incalculable valor (entre ellos la conocida máscara de oro del faraón).

Cámaras ocultas

En su artículo, Reeves afirmaba que en las imágenes de alta resolución de la tumba de Tutankamon pueden apreciarse líneas bajo la superficie de yeso de las paredes pintadas, lo que indica que podría haber dos puertas ocultas y que hasta ahora han permanecido inexploradas. Una de esas puertas podría llevar hasta la tumba de Nefertiti. Reeves argumenta, además, que el diseño mismo de la tumba de Tutankamon sugiere que fue construida para una reina, y no para un rey.

Mapa que muestra la ubicación de las dos cámaras ocultas según el reporte del Dr. Reeves.

El radar, de fabricación japonesa, será operado por un experto que viajará junto a la máquina en cuanto la autorización sea oficial. Con ese dispositivo, será posible echar un vistazo a lo que hay más allá de los muros tras los que Reeves sospecha que existen por lo menos dos cámaras ocultas. El egiptólogo, que se mantiene en contacto permanente con el Ministerio de Antiguedades egipcio, llegó a El Cairo el pasado sábado, e inspeccionará la tumba acompañado por el propio Ministro.

«Estamos muy excitados –afirma el portavoz del Ministerio–. Podría no ser la tumba de Nefertiti, aunque sí una que perteneció a uno de los nobles. Pero si se tratara realmente de Nefertiti, sería algo colosal».

fuente/mysteryplanet.com.ar

martes, 18 de agosto de 2015

EGIPTLOGIA. ¿Se esconde la tumba de Nefertiti tras este mural?

[Img #29986]


Como si de una película se tratase, un mural de la tumba de Tutankamón podría esconder una puerta oculta que condujera a la sepultura de otro gran personaje del Antiguo Egipto, la bella Nefertiti. De confirmarse, este secreto habría permanecido oculto para los cientos de miles de personas que han visitado la tumba durante casi un siglo, desde que en 1922 fuera hallada por el arqueólogo británico Howard Carter.

El hombre que ha lanzado esta fascinante teoría es Nicholas Reeves, un egiptólogo británico que trabaja en la Universidad de Arizona (EE UU). Según cuenta, la revelación se produjo mientras contemplaba las imágenes en alta resolución que la organización Factum Arte –con sede en Madrid– había utilizado para realizar la réplica exacta de la tumba, que actualmente se expone en Luxor.

Debido a que estas imágenes no tenían color, Reeves pudo estudiar sin distracciones los detalles de la superficie de la cámara. Así descubrió unas pequeñas fisuras y grietas que, por su tamaño y su posición, podían corresponder a los laterales de dos disimuladas puertas.

A partir de este hallazgo, Reeves ha desarrollado su teoría, que dio a conocer el pasado 23 de julio en un extenso artículo bajo el título The burial of Nefertiti?. En él sostiene que la tumba de Tutankamón sería en realidad más grande de lo que se pensaba, ya que puede esconder dos cámaras, una lateral y otra que sería una prolongación de la sala donde está el sarcófago del faraón.

La cámara lateral, camuflada bajo un mural de doce monos que representaban las doce horas transcurridas antes del renacer del faraón, no pasaría de ser un simple almacén complementario.


[Img #29986]
Detrás de este mural, en la zona norte de la tumba de Tutankamón, podría estar escondido el sarcófago de Nefertiti. (Foto: Factum Arte ©)


Pero la segunda prolongación conduciría a otra sala funeraria donde estaría la sepultura de la reina Nefertiti, un lugar que miles de arqueólogos y aficionados llevan décadas buscando.

La hipótesis planteada por el egiptólogo explica enigmas y desmonta algunas tesis firmemente asentadas sobre esta tumba. Y es que, según sostiene, el lugar fue diseñado para albergar el cuerpo de Nefertiti y posteriormente fue readaptado para añadir los restos de su hijastro.

Reeves se posiciona claramente a favor de los egiptólogos que defienden que la bella Nefertiti reinó durante un breve período de tiempo desde la muerte de Ajenatón hasta el ascenso del joven Tutankamón.

Por tanto, a su muerte fue necesario proporcionarle una tumba real, que años más tarde se reutilizaría ante la inesperada muerte del joven faraón cuando tenía solo 20 años.

De esta forma, explicaría la relativa modestia y simplicidad de la tumba –comparada con la de otros faraones de la época–, así como su peculiar forma, una estructura de L con un giro a la izquierda.

Esta teoría supone también una reinterpretación completa de la pintura del muro norte, tras la que estaría la tumba escondida. Reeves defiende que el muerto con la corona blanca es la propia Nefertiti y no Tutankamón, como se creía hasta ahora.

[Img #29987]
(Mapa elaborado por Reeves sobre la estructura de la tumba de Tutankamón, con las dos cámaras secretas en amarillo. “x” es el almacén lateral, mientras que “y” albergaría la tumba de Nefertiti. (Foto: Theban Mapping Project ©)


Sin embargo, al ser el sucesor de Nefertiti, el joven faraón sí aparece –con un tocado de color amarillo y azul– en la denominada 'ceremonia de apertura de la boca' representada en la parte derecha del mural. Hasta la fecha, se pensaba que esta imagen era de Ay, el faraón posterior al propio Tutankamón. Para llegar a esta conclusión, el investigador ha comprobado las similitudes en algunos rasgos de los retratos del mural con otras representaciones de estos históricos personajes.

Por último, Reeves también sostiene que la mayoría de los 5.000 objetos que componen el ajuar funerario fueron reutilizados, ya que los antiguos enterradores tuvieron que improvisar ante el inesperado deceso.

Aunque la teoría todavía no se ha podido certificar sobre el terreno, la solidez de algunas de las pruebas ha levantado cierta expectación entre la comunidad de expertos y aficionados, que espera desentrañar por fin uno de los grandes enigmas de la egiptología.

Ahora, les toca a las autoridades egipcias decidir si otorgan verosimilitud a la hipótesis y conceden permiso para que se pueda descender a la tumba original. Una vez allí, habría que utilizar técnicas no invasivas y proceder con mucho cuidado para comprobar si, efectivamente, el mural esconde el acceso al sarcófago de la esquiva Nefertiti. (Fuente: SINC)

fuente/http://noticiasdelaciencia.com/



¿Quién fue Nefertiti?


Neferu Atón Nefertiti (c. 1370 a. C.-c. 1330 a. C.) fue una reina (Consorte Real) de la dinastía XVIII de Egipto, Gran Esposa Real de Ajenatón (Akenatón). Su nombre egipcio, nfr.u itn, nfrt.y.ty, se traduce como «Bondad de Atón, la bella ha llegado».
Su belleza fue legendaria, pero tras su imagen sublime parece que su papel político y religioso en el desarrollo de la experiencia amarniana fue fundamental.
Su reinado se distingue por la frecuencia con que se realizaron representaciones monumentales que evocaban a la pareja real en la intimidad, y en especial la proximidad de sus hijas (jamás antes de esa época el arte oficial había representado escenas familiares).
Aunque algunos egiptólogos creyeron que fue la que reinó con el nombre de Semenejkara, no se ha demostrado que sucediera a Ajenatón (Akenatón) tras su muerte. Sería más verosímil hablar de reinado en colaboración parcial entre Ajenatón y su gran esposa real. Tampoco se ha podido demostrar que sobreviviera a su real esposo y, por tanto, que ella fuese Semenejkara.

Busto de Nefertiti. Véase su anómalo cráneo.
  


La desaparición de la reina

Tras el decimocuarto año del reinado de Akenatón, hacia 1336 a. C., se pierde la pista de Nefertiti. Desaparece por completo de los escritos de los papiros y de los grabados. Algunas hipótesis hablan de una muerte violenta tras la cual su marido habría prohibido que se mencionara su nombre; otros creen que pudo adoptar algún comportamiento que desagradó a los egipcios y que hicieron perder a la reina casi toda su influencia y prestigio e incluso una especie de divorcio. La auténtica razón es difícil de determinar.

La desaparición de Nefertiti coincide con un cúmulo de hechos que sacudieron la familia real entera: la desaparición de la otra esposa de Akenatón, Kiya, el ascenso de la princesa Meritatón a gran esposa real y la aparición de la fantasmal figura de Semenejkara, el nuevo corregente del faraón. Muchos han querido ver en todo esto el último ascenso de Nefertiti en el poder, pasando de reina-faraón a un faraón masculino. Se suprimiría la posible competencia de Kiya (quien caería en desgracia por causas desconocidas) y dado que todo rey necesita una gran esposa real, ¿quién mejor que Meritatón para sustituir a su madre, ahora rey?

Al morir Ajenatón hubo un breve reinado de Semenejkara en solitario, pero fue pronto sucedido por Tutanjatón, más conocido bajo el nombre de Tutankamon, hijo de Ajenatón y de una hermana de este, identificada con la momia KV35YL 61072 y conocida como "The Younger Lady". Se casó con la tercera hija de Nefertiti, Anjesenpaatón. La real pareja debía ser relativamente joven. Algunas teorías sostienen que Nefertiti, que aún vivía, aunque ya privada de la corona, habría influido sobre ellos. Si la teoría fuera cierta, esta influencia, y probablemente su propia vida, acabó en el tercer año del reinado del faraón Tutankamón, hacia 1331 a. C. Ese año fue en el que el faraón renegó del culto “monoteísta” de su padre, manifestándose partidario del culto de Amón. A la vez, la familia real dejó la ciudad de Amarna y restituyó la capital en Tebas.

De la muerte de Nefertiti nada sabemos. ¿Cuándo ocurrió? ¿En el año 14 de Ajenatón, cuando Semenejkara sustituye a Neferneferuatón? ¿Unos meses después de la muerte de su marido? ¿O ya en el reinado de Tutankamón, olvidada por todos?

¿Y usted qué opina?