Mostrando entradas con la etiqueta DONES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DONES. Mostrar todas las entradas

domingo, 22 de octubre de 2017

¿Tienes un DON?. Descúbrelo. Por Ferran Prat , Congreso Sabiens Nº9 2017..

jueves, 23 de marzo de 2017

La Niña con un DON misterioso.

martes, 21 de febrero de 2017

DONES SOBRENATURALES. Capacidades sobrenaturales permitían ver dentro del cuerpo sin necesidad de máquinas.

Sin ningún método de exploración del interior del cuerpo, se creía que las operaciones quirúrgicas que Hua Tuo realizaba eran guiadas por una visión divina.


Zhang ZhongJing y Hua Tuo, dos grandes doctores chinos durante la dinastía Han. Se dice que tenían capacidades sobrenaturales. (KanZongGuo.com)

Se dice que los médicos antiguos chinos más reconocidos poseían capacidades sobrenaturales, incluyendo la habilidad de mirar el interior del cuerpo humano para averiguar la causa de la enfermedad.

Veamos brevemente algunos ejemplos de médicos extraordinarios y sus capacidades.

1. Hua Tuo (140 - 208)


Hua Tuo es considerado como el primer cirujano de la medicina china. Se dice que utilizaba sus capacidades sobrenaturales para ver tumores y otros problemas internos e identificarlos como la causa de una enfermedad.

Cuando le dijo al emperador Cao Cao que tenía un tumor en su cerebro, Cao Cao pensó que Hua Tuo quería matarlo con el pretexto de realizarle una cirugía de cráneo. Hua Tuo murió en prisión y Cao Cao murió de su enfermedad.

Hua Tuo era un hombre humilde, sin apego a la fama o al egoísmo. Aunque trataba al emperador, normalmente trabajaba con la gente común. Se vio obligado a diagnosticar al emperador después de haber rechazado la oferta de convertirse en su médico oficial.

Hua Tuo era llamado el "Médico Divino", o “Shenyi”, en chino, también es conocido por el desarrollo de una clase de ejercicios de qi gong. Muchos médicos de la antigua China prestaban atención a su cultivación espiritual y se esforzaban en mantener un carácter moral elevado. Sólo de esta forma, podían desarrollar sus capacidades sobrenaturales

Sin ningún método de exploración del interior del cuerpo, se creía que las operaciones quirúrgicas que Hua Tuo realizaba eran guiadas por una visión divina.

2. Bian Que (500 a. C.)

Hay una secuencia de la vida de Bian Que en "Crónicas del gran historiador”, escrita por el famoso escritor, Sima Qian, en la que se describe que Bian Que conoció a un hombre con poderes sobrenaturales que le dio un medicamento misterioso.

El hombre dio instrucciones a Bian Que para ingerir el medicamento con agua "que no haya tocado el suelo", como el rocío. Un mes más tarde, podía ver el interior del cuerpo humano sin necesidad de rayos X.

Bien Que vio pasar el cortejo fúnebre de un príncipe, pero se percató de que este podía ser reanimado. De hecho, resultó que el príncipe estaba en coma, y después de un tratamiento de acupuntura, se recuperó.

3. Zhang Zhongjing (150 a 219)

Cuando Zhang Zhongjing tenía 20 años, conoció a un oficial llamado Wang Zhongjing. Zhang dijo a Wang que sus cejas se caerían a los 40 años y que cuando esto sucediera, moriría al cabo de medio año. Zhang le dio una prescripción para prevenir que esto ocurriera.

Wang aceptó la medicina, pero no la tomó, porque se sintió ofendido y no le creyó a Zhang.

Días más tarde, Zhang preguntó a Wang si había tomado la medicación y Wang mintió diciendo que sí. Zhang no se dejó engañar y le dijo: "Parece como si no la hubiera tomado. ¿Por qué no se preocupa por su vida?”

Años más tarde, cuando Wang tenía 40 años, sus cejas se cayeron y murió al cabo de medio año, tal como se le había pronosticado.

fuente/Por Tara MacIsaac/La Gran Época


jueves, 20 de octubre de 2016

26 señales que tienes el Don de curar a los demás.

Resultado de imagen de sanar a los demas

No necesitas consultar con ningún medium o vidente para que te confirme lo que eres. Con solo estar atenta a tu alrededor podrás descubrirlo. Lo único que tienes que hacer es observar tu propia vida. He aquí algunas claves que te guiarán en tu camino.

Si eres una Sanadora es probable que recibas señales y claves del Universo que te ayudarán a descubrir tu don.


  1. Sientes empatía extrema al punto de sentir las emociones y experiencias a nivel físico, con sensaciones en el cuerpo de opresión o hasta de dolor.
  2. Muchos te dicen que se sienten reconfortados y relajados cuando pasan tiempo contigo.
  3. Las personas a tu alrededor raramente enferman.
  4. Tienes problemas de ansiedad y a veces ataques de pánico.
  5. A veces tienes problemas de cambios de humor repentinos y muy marcados.
  6. Sueles pensar en cómo solucionar la vida de los demás.
  7. Tienes un fuerte deseo de ayudar a otros, muchas veces a costa de tu propio beneficio o necesidades.
  8. Trabajas en algo relacionado con la salud: psicología, medicina, terapia ocupacional, acompañamiento terapéutico, counseling, quiropraxia, o demás.
  9. Tienes una historia de sanadores en tu familia. Tus padres, hermanos, abuelos, bisabuelos, etc… están o han estado relacionados con el arte de curar o con alguna profesión afín.
  10. Con frecuencia experimentas un estado exaltado de conciencia en lugares públicos (como “mariposas en el estómago” o dificultad para respirar).
  11. Entras en una habitación y percibes de inmediato si allí ha habido alguna situación de pelea o desacuerdo antes de que tú entraras.
  12. Eres aquella persona que busca la gente para consuelo en tiempos difíciles o resolución de problemas y tú siempre ayudas en esos casos.
  13. Sientes que los demás te depositan sus problemas para que tú se los resuelvas. Con frecuencia llegas exhausta al final del día, especialmente aquellos días en los cuales has interactuado mucho socialmente.
  14. Sientes que tienes una afinidad especial con los animales.
  15. Los niños pequeños y los animales siempre se te acercan, aunque sean tímidos con otras personas, a ti se te arriman.
  16. Personas que no conoces te cuentan su vida entera sin que hayas preguntado nada.
  17. Los demás te piden que les rasques la espalda o los hombros y eres buena para dar masajes.
  18. Te gusta asegurarte de que los demás se sientan cómodos cuando te visitan en tu casa.
  19. Muchas veces te sientes sobrepasada por la cantidad de compromisos que has tomado para ayudar a otros.
  20. Sueles sentir dolor de hombros y de cuello.
  21. Tus amigos y compañeros de trabajo suelen consultarte respecto de decisiones a tomar relacionadas con el amor o con sus nuevos proyectos.
  22. Prefieres hacer ejercicios físicos al aire libre: caminar, correr, hacer yoga en contacto con la naturaleza ya que sientes la necesidad de respirar el aire puro para relajarte y cargarte de fuerzas.
  23. Te interesan los temas relacionados con la espiritualidad y los métodos de sanación alternativos como el reiki, el chamanismo, la cromoterapia y demás.
  24. Muchas veces sientes pinchazos, picazón o ardor en las palmas de tus manos.
  25. Te sientes atraída por las piedras y cristales de cuarzo por su belleza y su potencial sanador.
  26. Con frecuencia experimentas dolores de cabeza o problemas digestivos.

fuente/consejos del conejo

viernes, 3 de junio de 2016

4 DONES de las Personas Altamente Sensibles (PAS)

LOS 4 DONES DE LAS PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES (PAS)

¿Por qué veo las cosas de manera diferente de los demás? ¿Por qué sufrir más que otros? ¿Por qué encuentro alivio en mi propia soledad? ¿Por qué me siento y veo cosas que otros no se dan cuenta? Cuando estás en esta minoría, la primera sensación es sentirse en desventaja y con miedo.

Ser parte del 20% de la población que se reconoce como altamente sensible no es una desventaja y no hay que poner etiquetas como “diferente”. Es muy posible que, durante toda su vida y, especialmente, durante su niñez has sido consciente de esta distancia emocional, y con frecuencia has tenido la sensación de vivir en una burbuja de alienación y soledad. Elaine N. Aron en los años noventa hizo una investigación de las personalidades introvertidas, explicó en detalle las características que reflejan una realidad social: las personas altamente sensibles son pensativas, empáticas y emocionalmente reactivas.


Si este es tu caso, si estás identificado con las características que la Dra. Aron publicó en su libro “El Don de la sensibilidad“, es importante saber que esta sensibilidad no es una razón para sentirse extraño o diferente. Por el contrario, debes sentirse feliz de haber recibido estos cuatro regalos.

Los dones de las personas altamente sensibles

1. El don del conocimiento interior.

Desde la infancia, el niño altamente sensible percibirrá aspectos de su vida diaria que le traerá una mezcla de sentimientos de: ansiedad, conflictos y mucha curiosidad. Sus ojos captarán las cosas que los adultos no perciben. Esa mirada de frustración de sus profesores, la expresión preocupada de su madre … Ser capaz de ver cosas que otros niños no ven les enseña desde el principio que a veces la vida es difícil y contradictoria. Es un niño precoz que ve el mundo sin la suficiente madurez para entender las emociones.

El conocimiento de las emociones es un arma poderosa. Nos hace entender mejor a la gente, y también nos hace más vulnerables al dolor y al comportamiento de los demás. La sensibilidad es una luz brillante, pero siempre escuchar comentarios como: “te lo tomas todo muy en serio” o “eres demasiado sensible.” Eres lo que eres. Esto requiere una gran responsabilidad, su conocimiento de las emociones requiere cuidado y protección.

2. El don de disfrutar de la soledad.

Las personas altamente sensibles encuentran placer en los momentos de soledad. Son personas creativas que les gusta la música, la lectura, aficiones. Eso no quiere decir que no les guste la compañía de los demás, sino que también se sienten feliz solos.
Ellos no tienen miedo de la soledad. Es en esos momentos son capaces de conectar con ellos mismos, con sus pensamientos, libre de las ataduras y de las miradas indiscretas.

3. El don de vivir con el corazón.

Las personas altamente sensibles viven a través del corazón. Viven intensamente el amor, la amistad y se sienten muy feliz con los pequeños gestos de la vida cotidiana. A menudo se asocian con el sufrimiento por su tendencia a desarrollar depresión, tristeza y vulnerabilidad frente al comportamiento de las personas. Sin embargo, viven el amor con gran intensidad. No estamos hablando solamente de las relaciones afectivas, también de la amistad, el afecto del día a día, la belleza de un cuadro, un paisaje o una canción especial. Todo se experimenta con gran intensidad por la persona altamente sensible.

4. El don de crecimiento interior.

La alta sensibilidad no se puede curar. La persona nace con esta característica y este don se manifiesta desde la infancia. Sus preguntas, su intuición, su malestar con las luces u olores fuertes y su vulnerabilidad emocional ya demuestran su sensibilidad excesiva. No es fácil vivir con este don. Sin embargo, si reconoces que eres muy sensible, debes aprender a manejar esta sensibilidad. No dejes que las emociones negativas te desestabilicen y te hagan sufrir.

Darte cuenta de que otros tienen un ritmo diferente del tuyo. A menudo no viven las emociones tan intensamente como tu. Esto no quiere decir que amen menos; sólo una forma diferente de vivir las emociones. Trata de entenderlos y respetarlos.

La alta sensibilidad es un don, una herramienta que le permite profundizar y tener empatía con todas las cosas y personas. Pocas personas tienen esta capacidad de aprender de la vida.

fuente/consejosdelconejo.com

Nueva Sección: DONES. ¿Cuál es la diferencia entre un talento y un don espiritual?




¿Cuál es la diferencia entre un talento y un don espiritual?

Existen similitudes y diferencias entre talentos y dones espirituales. Ambos son regalos de Dios. Ambos incrementan su efectividad con el uso. Ambos son para ser usados en beneficio de otros, no para propósitos egoístas. 1 Corintios 12:7 dice que los dones espirituales son otorgados para edificar a otros... no a uno mismo. Así como los dos grandes mandamientos tratan de amar a Dios y a los demás, consecuentemente, uno debe usar sus talentos para ese propósito. Pero los talentos y dones espirituales difieren en a quién fueron dados y cuándo. A una persona (sin importar su creencia en Dios o en Cristo), le es dado un talento natural como resultado de una combinación genética (algunos tienen una habilidad natural para la música, arte, o matemáticas) y su medio ambiente (crecer en una familia musical lo ayudará a uno a desarrollar un talento por la música), o porque Dios deseó dotar a ciertos individuos con ciertos talentos (por ejemplo, a Bazeleel en Éxodo 31:1-6). Los dones espirituales son dados a los creyentes por el Espíritu Santo (Romanos 12:36) al momento de poner su fe en Cristo para el perdón de sus pecados. En ese momento el Espíritu Santo le otorga al nuevo creyente el o los dones espirituales que Él desea que tenga (1 Corintios 12:11). Hay tres listas principales de dones espirituales...

Romanos 12:3-8 enlista los dones espirituales de la siguiente manera: profecía, servicio (en un sentido general), enseñanza, exhortación, generosidad, liderazgo, y mostrar misericordia. 1 Corintios 12:8-11 enlista los dones como: palabra de sabiduría (la habilidad de comunicar sabiduría espiritual), palabra de ciencia (la habilidad de comunicar la verdad práctica), fe (una dependencia inusual de Dios), dones de sanidades, de milagros, de profecía, de discernimiento de espíritus, de lenguas, (la habilidad para hablar un lenguaje que uno no ha estudiado), y la interpretación de lenguas. La tercera lista se encuentra en Efesios 4:10-12, la cual habla de Dios concediendo a Su iglesia apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. Hay también la pregunta acerca de cuántos dones espirituales hay, ya que no hay dos listas iguales. También es posible que las listas bíblicas no los abarquen todos, y que haya dones espirituales adicionales tras los mencionados en la Biblia. 

Mientras que con frecuencia uno puede desarrollar sus talentos y más tarde dirigir su profesión o pasatiempos alrededor de ellos, los dones espirituales fueron dados por el Espíritu Santo para edificar a la iglesia de Cristo. En ello, todos los cristianos deben formar una parte activa en la expansión del Evangelio de Cristo. Todos son llamados y equipados para involucrarse en la “obra del ministerio” (Efesios 4:12). Todos son dotados para que puedan contribuir a la causa de Cristo, en gratitud por todo lo que Él ha hecho por ellos. Al hacerlo, ellos también encuentran su realización en la vida, a través de su labor por Cristo. Es el trabajo de los líderes de la iglesia, el ayudar a edificar a los santos, para que puedan más tarde estar equipados para el ministerio al que Dios les haya llamado. El resultado esperado de los dones espirituales, es que la iglesia como un todo pueda crecer, siendo fortalecida por la provisión combinada de todos y cada uno de los miembros del cuerpo de Cristo. 

Resumiendo las diferencias entre los dones espirituales y los talentos: (1) Un talento es el resultado de genética y/o de entrenamiento, mientras que un don espiritual es el resultado del poder del Espíritu Santo. (2) Un talento puede ser poseído por cualquiera, cristiano o no cristiano, mientras que los dones espirituales solo son poseídos por cristianos. (3) Si bien, tanto los talentos como los dones espirituales deben ser usados para la gloria de Dios y para ministrar a otros, los dones espirituales están enfocados en estas tareas, mientras que los talentos pueden ser usados enteramente para propósitos no espirituales.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Los cuatro Dones de las personas altamente sensibles.

personas altamente sensibles



¿Por qué veo las cosas de manera diferente de los demás? ¿Por qué sufrir más que otros? ¿Por qué encuentro alivio en mi propia soledad? ¿Por qué me siento y veo cosas que otros no se dan cuenta? Cuando estás en esta minoría, la primera sensación es sentirse en desventaja y con miedo.

Ser parte del 20% de la población que se reconoce como altamente sensible no es una desventaja y no hay que poner etiquetas como “diferente”. Es muy posible que, durante toda su vida y, especialmente, durante su niñez has sido consciente de esta distancia emocional, y con frecuencia has tenido la sensación de vivir en una burbuja de alienación y soledad.

La alta sensibilidad es un don, una herramienta que le permite profundizar y tener empatía con todas las cosas y personas. Pocas personas tienen esta capacidad de aprender de la vida.

Elaine N. Aron en los años noventa hizo una investigación de las personalidades introvertidas, explicó en detalle las características que reflejan una realidad social: las personas altamente sensibles son pensativas, empáticas y emocionalmente reactivas.

Si este es tu caso, si estás identificado con las características que la Dra. Aron publicó en su libro “El Don de la sensibilidad“, es importante saber que esta sensibilidad no es una razón para sentirse extraño o diferente. Por el contrario, debes sentirse feliz de haber recibido estos cuatro regalos.

Los dones de las personas altamente sensibles

1- El don del conocimiento interior


Desde la infancia, el niño altamente sensible percibirrá aspectos de su vida diaria que le traerá una mezcla de sentimientos de: ansiedad, conflictos y mucha curiosidad. Sus ojos captarán las cosas que los adultos no perciben.

Esa mirada de frustración de sus profesores, la expresión preocupada de su madre … Ser capaz de ver cosas que otros niños no ven les enseña desde el principio que a veces la vida es difícil y contradictoria. Es un niño precoz que ve el mundo sin la suficiente madurez para entender las emociones.

El conocimiento de las emociones es un arma poderosa. Nos hace entender mejor a la gente, y también nos hace más vulnerables al dolor y al comportamiento de los demás.

La sensibilidad es una luz brillante, pero siempre escuchar comentarios como: “te lo tomas todo muy en serio” o “eres demasiado sensible.”

Eres lo que eres. Esto requiere una gran responsabilidad, su conocimiento de las emociones requiere cuidado y protección.

2. El don de disfrutar de la soledad


Las personas altamente sensibles encuentran placer en los momentos de soledad. Son personas creativas que les gusta la música, la lectura, aficiones…. Eso no quiere decir que no les guste la compañía de los demás, sino que también se sienten feliz solos.

Ellos no tienen miedo de la soledad. Es en esos momentos son capaces de conectar con ellos mismos, con sus pensamientos, libre de las ataduras y de las miradas indiscretas.

3- El don de vivir con el corazón


Las personas altamente sensibles viven a través del corazón. Viven intensamente el amor, la amistad y se sienten muy feliz con los pequeños gestos de la vida cotidiana.

A menudo se asocian con el sufrimiento por su tendencia a desarrollar depresión, tristeza y vulnerabilidad frente al comportamiento de las personas. Sin embargo, viven el amor con gran intensidad.

No estamos hablando solamente de las relaciones afectivas, también de la amistad, el afecto del día a día, la belleza de un cuadro, un paisaje o una canción especial. Todo se experimenta con gran intensidad por la persona altamente sensible.

4. El don de crecimiento interior


La alta sensibilidad no se puede curar. La persona nace con esta característica y este don se manifiesta desde la infancia. Sus preguntas, su intuición, su malestar con las luces u olores fuertes y su vulnerabilidad emocional ya demuestran su sensibilidad excesiva.

No es fácil vivir con este don. Sin embargo, si reconoces que eres muy sensible, debes aprender a manejar esta sensibilidad. No dejes que las emociones negativas te desestabilicen y te hagan sufrir.

Darte cuenta de que otros tienen un ritmo diferente del tuyo. A menudo no viven las emociones tan intensamente como tu. Esto no quiere decir que amen menos; sólo una forma diferente de vivir las emociones. Trata de entenderlos y respetarlos.


fuente/despiertavivimosenunamentira.com

martes, 1 de septiembre de 2015

El sentido del Don.

El don es la clarividencia: ver claro. Es la definición que mejor me cierra. La más aceptable. Engloba todo lo que me pasa: la mediumnidad, videncias, sueños y ver el aura. Todavía creo que no está desarrollado, que me falta mucha práctica, estudiarlo, ejercitarlo. Es como si estuviera todavía inmaduro. Desordenado, confuso.
Y creo también que necesita un sentido. Una dirección, un compromiso ético, una ideología, una creencia. El crecimiento del don va a ser de esas dos partes en conjunto. La clarividencia y el sentido. Me pregunto mucho del sentido de todo esto. La razón. Me pregunto sobre el destino, sobre si hay un plan superior, sea de un dios o de la naturaleza. O si es en realidad un accidente, algo que no debería estar ahí, que no debiera pasar. A veces llego a la conclusión de que no hay una conclusión posible. Que no tiene ningún sentido. Que es una cuestión evolutiva, como cuando los primeros humanos empezaron a pronunciar palabras. La posibilidad de transmitir pensamientos, emociones y deseos en forma oral debe haber sido una revolución. Algo mágico, impensable. Empezamos a hablar y a conceptualizar muchísimo después de la formación de las cuerdas vocales.

No se si es relevante que me haya tocado a mí ser medium. En términos de destino, de mi formación atea y escéptica. Tal vez no tenga necesariamente una razón. En términos de destino, de predestinación. Tal vez sea una capacidad que se herede o que se desarrolle sin necesariamente un sentido místico, sino simplemente fisiológico. Eso no significa que la mediumnidad no tenga una moral en si misma, que no sea responsable con el uso del don. Pero como algo personal más que una exigencia, un deber ser, un mandato social, por llevar el don. Cuando la gente me dice “lo que haría si fuera yo” se me hace un nudo en el estómago. El mandato social es especialmente exigente con los clarividentes. En primer lugar porque existe la postura de que el don es un regalo, de hecho en inglés se traduce como gift. Algo que no nos pertenece, que nos lo dio dios y que debemos agradecer haciendo el bien o retirándonos al estudio en catacumbas, irse a vivir a la india, dejar casa, mujer, hijo y perro y dedicarse al don. Ser un ermitaño. Transmitir buenos pensamientos, convertirse en algo así como un santo. Un gurú new age. Por otro lado está el tema del poder, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, hombre araña, asi que haz el bien, salvanos o convertite en un freak de circo. No hay mucho punto medio. O la consagración a la causa o la condena a leer el tarot en plazas públicas. Hay muchísima gente con algún don que lo usa para consultas frívolas. Ponen avisos en los diarios y son consultados por cosas superficiales. No creo que eso genere mala energía para el clarividente. Es su elección. No lo hace más o menos oscuro que otra persona. Y no por eso pierde el don. La necesidad que este don de la mediumnidad tenga un sentido es mía. La búsqueda, la ética, el camino, se me hace necesario a mí y no es una exigencia del don.

En paralelo, la supervivencia de la conciencia, la existencia después de la muerte, es para mí una tremenda novedad, mientras que hace miles de años que millones creen sin dudar en la vida después de la muerte. Si embargo para mi es un shock. Algo que me deja la casa dada vuelta. Tanto que me sigue costando. Analizar el don junto con lo que significa la supervivencia de la conciencia me resulta especialmente engorroso. No soy capaz de analizar la existencia de la vida después de la muerte. Todas mis creencias, o más bien, mis no creencias se han desvanecido, aunque no totalmente. Enfrentado a este conocimiento, a esta evidencia, simplemente colapso. Prefiero aceptarlo como misterio, saber que no tengo la información suficiente, ni el valor ni los elementos científicos ni racionales suficientes para entenderlo. Aceptar que estoy en un camino que recién empieza y que lo más fácil, para mi mente racional, occidental y bla bla bla, es tomar al don como un objetivo en si mismo.

Antes de pensar en el sentido del don, tengo que simplificarlo, ordenarlo, saber sus límites, entenderlo, manejarlo, definirlo, ponerle forma. Entonces es simple: es una capacidad biológica, fisiológica, que he heredado de mi abuela paterna, que no es el resultado de una búsqueda mística sino un fenómeno espontáneo, que es repetible pero no a voluntad, que tiene testigos, y que sirve para saber cosas de la gente y conectarme con personas que han fallecido.
Pero también, y más cerca de la búsqueda de un sentido espiritual, otra forma de simplificarlo es que soy un puente, entre personas de este mundo y sus parientes en el más allá. Soy un puente. Un instrumento, un traductor, estoy en el medio, no retengo, no retengo mucha información de lo que veo. Generalmente me cuesta recordar. Como si mi memoria ram se vaciara después de cada evento. Muchas veces recuerdo más las caras, las reacciones. Hay un momento en cada encuentro en que el pariente vivo tiene un shock. Le cae la ficha. Recuerdo las caras de sorpresa, las lágrimas, los gritos, los saltos. La gente se agarra el pecho, o la cabeza, o se tapa la cara. 
Recuerdo una chica que se cayó de la silla. Me miran con sorpresa, a veces gritando a veces sin habla. En ese momento hay un clic, un golpe. Un momento mágico. Darse cuenta de algo. Una epifanía, una iluminación. Hey, estoy hablando con mi mamá fallecida! Entonces existe la vida después de la muerte! Y al mismo tiempo se resiste: ¿cómo hace para saber esto? Lo que sigue al shock es la duda, algunos creen que los engaño. Otros tratan de acomodar en sus cabezas lo que está pasando. O lo niegan hasta que se desborda. Esto no es un engaño. Entonces viene una especie de liberación, de excitación, de momento místico y de “ahora creo”. Es literalmente un milagro. Cada vez que sucede es un milagro. También me ha pasado de sentir esa misma sorpresa del otro lado, como si los parientes del más allá también se sorprendieran. La sensación que tengo de vuelta, después del shock, es de alegría, de felicidad, de plenitud. Veo a la gente iluminarse delante de mí. Hacerse concientes. Vivir el presente exacto. Siento el tiempo que se detiene. Y ahí empiezan las chispas de sentido. El sentido del don.
El sentido del don es despertar.
fuente/yomedium.com
vía/ Maestroviejo

lunes, 18 de agosto de 2014

Las Vidas Pasadas y Sus Dones Intuitivos.

vidas pasadas

Sabiendo que ustedes son naturalmente intuitivos incluso sin entrenamiento formal, ¿se han preguntando cómo desarrollaron ese don? Más importante, ¿quisieran entender mejor cómo dominar en maestría sus dones intuitivos para poder vivir una vida más auténtica y empoderada?

En este artículo describo ejemplos de semillas de vidas pasadas que se presentan en esta vida – semillas de cualidades espirituales y de maestría que a veces fueron moldeadas en tiempos antiguos.

Ustedes saben que vivieron antes por supuesto, pero puede que no comprendan cuánta de su expresión actual es impactada por lo que aprendieron y experimentaron antes. De hecho, esas mismas experiencias de vidas pasadas influyeron en las circunstancias de su nacimiento – incluyendo su familia de nacimiento, su ubicación y su predisposición singular.

Huellas Impresas de Vidas Pasadas en el ADN

Dentro de su propio ADN hay un asombroso paquete de huellas impresas. Algunas se relacionan con cualidades beneficiosas y conexiones que ustedes han desarrollado a lo largo de sus vidas en la Tierra. Estas incluyen su vínculo profundo con el espíritu y con cualidades moldeadas que son necesarias para la iluminación.

Como ejemplos de cualidades espirituales beneficiosas que las personas desarrollan a lo largo de una serie de vidas: la bondad, la paciencia, la tolerancia, la persistencia, la curiosidad, la humildad y la compasión.

Las huellas impresas en el ADN de cualidades beneficiosas y dones intuitivos que han sido moldeados se pueden ver físicamente en el campo alrededor del ADN. No todos ellos están activos o son accesibles en cada vida, pero no obstante, están ahí.

Ustedes pueden haber olvidado, pero al inicio de su vida antes que pudiesen hablar y caminar, ustedes seguramente tuvieron experiencias tangibles con los reinos sutiles. Como parte de eso, pueden haber recordado porciones anteriores del viaje de experiencia de su alma y aun intuiciones que tuvieron en el vientre de su madre respecto al sendero de su vida.

Hablando con Seres Invisibles

Como un niño pequeño, todavía no condicionado a ver el mundo exterior a ustedes como algo separado, era fácil para ustedes estar en comunión con los reinos mágicos del espíritu. Pueden recordar haber hablado con seres invisibles como hadas y conocer cosas que nadie les enseñó. Al pasar de los años viviendo en el mundo más convencional de sus ancestros, pueden haber olvidado estos primeros años.

No se preocupen si no pueden recordar ahora. Confíen en que tienen realmente numerosos dones intuitivos y cualidades espirituales beneficiosas albergadas dentro de su propio ADN. ¡No las pierden y nadie puede quitárselas!

Incluso al leer esto, su propio yo superior está trabajando con ustedes energéticamente, ayudándolos a conectar los puntos y a aceptar estas ideas no convencionales. Una parte de ustedes ya tiene conectados los puntos, pero otra parte de ustedes aprendió a dudar de lo qué ustedes saben. Parte de esa duda viene de condicionamientos de vidas pasadas – de sus propias experiencias o las de sus ancestros – que permanecen con ustedes como huellas en su ADN.

Estas huellas impresas están en su ADN al igual que las semillas beneficiosas de los dones intuitivos. Todos las tienen en alguna configuración: creencias de inseguridad cuando comparten información psíquica, temores de cacería de brujas, y votos de mantener el secreto de los dones espirituales – para nombrar algunas. La buena noticia es que la expresión de vidas pasadas que bloquea las semillas de sus dones intuitivos puede ser descubierta y despejada dentro de su ADN.

En ninguna otra vida ha sido tan importante que ustedes recuerden el viaje de experiencia espiritual de su alma y que dominen en maestría sus dones intuitivos. Estos son tiempos desafiantes para estar vivos.

Como un divino hacedor de cambios necesitarán desarrollar un vínculo inquebrantable con el espíritu y auto confianza en la información que reciben desde su sabiduría superior. Muchas veces tendrán que actuar rápidamente, sin tener a quien preguntarle que camino tomar. También se verán obligados a servir en roles de liderazgo – a veces siendo los primeros en hacer cosas que nadie se atrevió a hacer antes.

Confíen en que de hecho tienen lo necesario para cumplir su propósito y al hacerlo, ser un ejemplo brillante para que otros los sigan. Nunca conocerán a la mayoría de ellos, porque son las próximas generaciones – inspiradas y guiadas por el rastro de luz que ustedes les dejaron.

Derechos de autor 2014 por Selacia – autora de Earth’s Pivotal Years, sanadora y maestra*Todos los derechos reservados* www.Selacia.com * Pueden compartir estos artículos con sus amigos y postearlos en su blog o sitio web siempre que incluyan esta línea de derechos de autor y el texto completo del artículo.

fuente/angelesamor.org
por Selacia www.Selacia.com