Mostrando entradas con la etiqueta EPIGENÉTICA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta EPIGENÉTICA. Mostrar todas las entradas

jueves, 23 de marzo de 2017

Entrevista a Lluïsa de Llunaplena en el Programa de Radio SABIENS, presentado y dirigido por Ferrán Prat. Tema: La Juventud Eterna.



viernes, 15 de julio de 2016

La ciencia confirma segunda capa de información oculta en el ADN.

Los físicos teóricos han confirmado que no sólo es la información codificada en nuestro ADN que da forma a lo que somos.

segunda capa de ADN


Recientemente han confirmado que es también la forma en que se pliega el ADN tiene los controles de los genes que se expresan dentro de nuestros cuerpos.
Esto es algo que los biólogos han sabido desde hace años, y todavía eran capaces de encontrar algunas de las proteínas responsables de este redil.
Pero ahora un grupo de físicos fue capaz de demostrar por primera vez a través de simulaciones ya que esta información oculta los controles de nuestra evolución.
Aunque no necesariamente esto es nuevo para muchos científicos, este segundo nivel de información del ADN no es algo con lo que la mayoría de la gente está familiarizada.
Como probablemente aprendieron en la escuela, Watson y Crick descubrieron en 1953 que el código genético, determina lo que somos, y se compone de una secuencia de letras G, A, C y T.
El orden de estas letras determina que las proteínas se producen en células. Así que si tiene ojos marrones, es porque su ADN contiene una serie particular de letras que codifica una proteína que hace que el pigmento oscuro esté dentro de su iris.

La selección mecánica

Pero eso no es toda la historia, porque cada célula de su cuerpo comienza con exactamente el mismo código genético, pero cada órgano tiene una función muy diferente.
Las células del estómago no tiene que producir la proteína del ojo marrón, pero es necesario para producir las enzimas digestivas . Entonces, ¿cómo funciona?
Desde los años 80, los científicos descubrieron que es la forma en cómo se pliega el ADN en nuestras células la que realmente controla este proceso.
Los factores ambientales pueden jugar un papel importante también, con cosas comoel estrés, podemos ser capaces de activar o desactivar ciertos genes a través de algo conocido como epigenética.
Sin embargo, los mecanismos de plegado son mecanismos de control únicos. Eso es porque cada célula de nuestro cuerpo contiene aproximadamente 2 metros de ADN.

De modo que, para encajar dentro de nosotros, tiene que estar bien envuelto en un paquete llamado un nucleosoma – como un hilo alrededor de un carrete.
Y la forma en que se envuelve controles que los genes son “leídos” por el resto de la célula y los genes que están involucrados todos en el interior del paquete no se expresan como proteínas, pero aquellos en el exterior sí.
Esto explica por qué algunas células tienen el mismo ADN, pero tienen diferentes funciones.
En los últimos años, los biólogos han comenzado a aislar las señales mecánicas que determinan cómo se pliega el ADN, “agarrando” partes del código genético o cambiar la forma del “carrete” en el que está involucrado el ADN.

Ayuda Física

Hasta aquí todo bien, pero ¿los físicos teóricos que tienen que ver con todo esto?
Un equipo de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, ahora ha sido capaz de volver atrás y mirar el proceso en una escala que abarca todo el genoma y se confirmó a través de simulaciones por ordenador que estas señales mecánicas en realidad están codificadas en nuestro ADN.
Los físicos, dirigidos por Helmut Schiessel, lo hicieron mediante la simulación de los genomas de hongos y levaduras y, a continuación, asignaron al azar un segundo nivel de información, con señales mecánicas.
Ellos fueron capaces de demostrar que estas señales afectan a cómo se pliega el ADN y las proteínas, que se expresan y la evidencia adicional de que la mecánica está escrita en nuestro ADN, y es tan importante en nuestra evolución como el propio código.

Ocultando las enfermedades

Esto significa que los investigadores han demostrado que hay más de una forma en la que las mutaciones del ADN nos pueden afectar: cambiando las letras en nuestro ADN, o simplemente el cambio de las señales mecánicas que organizan la forma de un alambre que está doblado.
“La estructura mecánica puede cambiar, lo que resulta en diferentes niveles de accesibilidad y de embalaje ADN”, explican los responsables “y por lo tanto la producción de diferentes frecuencias de esta proteína”.

Los 10 más grandes misterios de la evolución humana

Una vez más, esto es lo que confirma algo, que ya muchos biólogos ya sabían, pero lo que es realmente interesante es el hecho de que las simulaciones por ordenadorabren la posibilidad de que los científicos manipulen los estímulos mecánicos que forman el ADN
Esto que significa que podrían algún día ser capaz de doblar el ADN para ocultar genes indeseables, tales como los que causan enfermedades.

fuente/despiertavivimosenunamentira.com

miércoles, 18 de mayo de 2016

El hombre más viejo del mundo 256 años rompe el silencio antes de su muerte y revela sus secretos para el mundo.

Llegar a los 100 años es un gran hito, pero imagina que si alguien viviese hasta los 250 … Parece imposible, ¿verdad?
hombre más viejo
Pero la verdad es que Li Ching Yuen, un maestro taoísta chino, llegó a los 256 años, Ching Yuen vivió mucho tiempo y se ha convertido en una referencia en el mundo de las prácticas espirituales. Los chinos bicentenario, nacidos en 1677 y muertos en 1933 de causas naturales, era un practicante deQigong herbolario.
Aunque parece imposible que un ser humano pueda vivir durante tanto tiempo, hay documentos que demuestran que algunas de las técnicas espirituales practicadas por Li Ching Yuen son reconocidas como válidas para prolongar y mejorar la calidad de vida.
No hay ningún registro de cualquier otra persona que haya alcanzado o superado la edad de Li Ching Yuen en la historia de la humanidad. Las prácticas espirituales tales como el taoísmo son una tradición china que se basa en vivir en armonía con el Tao, es decir, con la forma o la vida.
Ya Chi Kung es un ejercicio cultivo energético. Estas prácticas fomentan la circulación del qi, la energía vital del cuerpo. La longevidad del Maestro Li Ching Yuen se atribuye, entre otras cosas, esas mismas prácticas espirituales. A partir de estos ejercicios y estudios de alquimia y la medicina tradicional china que Li Ching Yuen comenzó a cultivar la mente y el cuerpo.
El maestro practicaba las doctrinas, meditación, y aprendió la filosofía y la medicina aplicada en su día a día. Li Ching Yuen también cambió los hábitos de comer y comenzó a usar las plantas medicinales más a menudo, dormía y se despertaba temprano, no hizo uso de drogas ., no bebía, ni fumaba, dándole más fuerza en el año de su muerte, en 1933, la revista Time publicó un artículo llamado “tortuga ­ Pigeon.
Se le preguntó a Li Ching­Yuen cuál era su secreto para vivir tanto tiempo, dijo:
“Mantener el corazón en calma. Sentarse como una tortuga, caminar vigorosamente como una paloma y dormir como un perro. “
De acuerdo a este artículo, los chinos profesor Wu Chung Chieh, director del Departamento de Educación, Universidad de Chengtu y autor del texto, se encontró un registro de la información de la vida del bicentenario de China.
Wu Chung Chieh afirma haber encontrado una nota del Gobierno Imperial China 1827 que felicitó a Li Ching Yuen la marca de los 150 años de edad. Li Ching Yuen se había casado 23 veces y tenía más de 180 niños.
También en el libro de los secretos antiguos de la juventud por Peter Kelder, hay una referencia al maestro Li Ching Yuen. En el libro, uno de los discípulos del maestro, Da Liu dice que cuando Li Ching Yuen completó 130 años encontraron un ermitaño aún más antiguo que enseñó prácticas de qigong, incluyendo ejercicios de respiración, movimientos con los sonidos y las recomendaciones para los alimentos y las hierbas medicinales .
La práctica constante de todos estos ejercicios sirvió para aumentar su longevidad, así como su comida. Los investigadores de los centenarios humanos no llegaron a la conclusión de que Li Ching Yuen era totalmente vegetariano, pero saben que la carne roja se suprimió de su dieta.
fuete/despiertavivimosenunamentira.com

jueves, 5 de mayo de 2016

Una sustancia vitamínica frena el envejecimiento de los órganos.


Un estudio con ratones demuestra este efecto, aunque quizás pueda activar también las células patológicas


Investigadores de Suiza han demostrado con ratones que el ribósido nicotinamida, sustancia similar a la vitamina B3, frena el envejecimiento de los órganos y les ayuda a regenerarse. Sin embargo, es posible que impulse también a las células patológicas, por lo que los científicos señalan que hay que investigar más sobre sus efectos.


Mediantre la administración de ribósido nicotinamida -sustancia similar a la vitamina B3- a ratones de edad avanzada, investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) han restaurado la capacidad de sus órganos para regenerarse y así prolongar sus vidas. 

El ribósido nicotinamida (NR) es bastante sorprendente, señala la EPFL en una nota. Ya se ha demostrado en varios estudios que es eficaz impulsando el metabolismo. Y ahora un equipo de investigadores del Laboratorio de Fisiología de Sistemas Integrados (LISP), encabezado por Johan Auwerx, ha dado a conocer aún más secretos. 

Un artículo escrito por Hongbo Zhang, un estudiante de doctorado del equipo, se publica en la revista Science y describe los efectos positivos del NR sobre el funcionamiento de las células madre. Estos efectos sólo pueden ser descritos como restauradores

A medida que los ratones, al igual que todos los mamíferos, envejecen, la capacidad de regeneración de ciertos órganos (tales como el hígado y riñones) y los músculos (incluyendo el corazón) disminuye. Su capacidad para repararlos después de una lesión también se ve afectada. Esto conduce a muchos de los trastornos típicos del envejecimiento.

itocondrias 

Zhang quería entender cómo se deteriora el proceso de regeneración con la edad. Para ello, se asoció con colegas de la Escuela Politécnica Federal (ETH) de Zúrich, la Universidad de Zúrich, y universidades de Canadá y Brasil. Usando varios marcadores, fue capaz de identificar la cadena molecular que regula la forma de funcionar de la mitocondria -la "central de energía" de la célula- y la forma en que cambia con la edad. 

El papel que juegan las mitocondrias en el metabolismo ya se ha demostrado ampliamente, pero los científicos han sido "capaces de demostrar por primera vez que su capacidad de funcionar adecuadamente es importante para las células madre", explica Auwerx. 

En condiciones normales, estas células madre, en reacción a las señales enviadas por el cuerpo, regeneran los órganos dañados mediante la producción de nuevas células específicas. Por lo menos en los cuerpos jóvenes. "Hemos demostrado que la fatiga de las células madre era una de las principales causas de la mala regeneración o incluso la degeneración de ciertos tejidos u órganos", dice Zhang. 

Por esta razón, los investigadores querían "revitalizar" las células madre de los músculos de ratones de edad avanzada. Y lo hicieron, precisamente, centrándose en las moléculas que ayudan a las mitocondrias a funcionar correctamente. 

"Dimos ribósido nicotinamida a ratones de 2 años de edad, que es una edad avanzada para ellos", dice el investigador. "Esta sustancia, que es parecida a la vitamina B3, es un precursor de NAD +, una molécula que juega un papel clave en la actividad mitocondrial. Y nuestros resultados son muy prometedores: la regeneración muscular es mucho mejor en los ratones que recibieron NR, y vivieron más tiempo que los ratones que no la recibieron". 

Medicina regenerativa 

Estudios paralelos han puesto de manifiesto un efecto comparable en las células madre del cerebro y la piel. "Este trabajo podría tener implicaciones muy importantes en el campo de la medicina regenerativa", dice Auwerx. "No estamos hablando de la introducción de sustancias extrañas en el cuerpo, sino de la restauración de la capacidad del cuerpo para repararse a sí mismo con un producto que se puede tomar con la comida". 

Este trabajo sobre el proceso de envejecimiento también tiene un gran potencial para el tratamiento de enfermedades que pueden afectar -y ser fatales- a los jóvenes, como la distrofia muscular (miopatía). 

Hasta el momento, no se han observado efectos secundarios negativos después del uso de NR, incluso en dosis altas. Pero la cautela sigue siendo la palabra clave en lo que se refiere a este elixir de la juventud: parece mejorar el funcionamiento de todas las células, entre las cuales podrían estara las patológicas. Se requieren más estudios en profundidad, según los científicos.

Referencia bibliográfica:

Hongbo Zhang, Dongryeol Ryu, Yibo Wu, Karim Gariani, Xu Wang, Peiling Luan, Davide D’amico, Eduardo R. Ropelle, Matthias P. Lutolf, Ruedi Aebersold, Kristina Schoonjans, Keir J. Menzies, Johan Auwerx: NAD repletion improves mitochondrial and stem cell function and enhances lifespan in miceScience (2016). DOI: 10.1126/science.aaf2693.

fuente del texto/ Tendencias21

viernes, 29 de abril de 2016

GENÉTICA. Biólogos afirman haber encontrado el secreto de la juventud eterna.

Científicos han descubierto el gen encargado del envejecimiento del rostro humano.


pixabay.com

Muchas personas parecen mayores de lo que son, mientras que otras aparentan ser más jóvenes. La razón de ello podría haberla encontrado un grupo internacional de científicos que ha publicado los resultados de un estudio genético de la edad que reflejamos. Los científicos han descubierto el gen responsable del envejecimiento del rostro, encargado de producir el pigmento que oscurece la piel.
En el estudio, cerca de 100.000 personas observaron más de 4.000 imágenes faciales y compartieron su impresión de la edad percibida. Los datos fueron comparados con cerca de 8 millones de variaciones de ADN para establecer la correlación entre la edad percibida y la genética del ser humano.
Como resultado, se encontró que las variaciones del gen MC1R hacen que algunas personas se vean más jóvenes que otras de la misma edad. Este gen es el responsable de sintetizar la melanina, un pigmento que aumenta la capacidad de defensa de la piel.
Los científicos consideran que el descubrimiento del gen de la 'edad percibida' permitirá ampliar las investigaciones para encontrar mayores relaciones entre el mapa genético de las personas y la edad que aparentan. Esto ayudará al ser humano a profundizar su conocimiento en su búsqueda de la eterna juventud.
fuente/RT

martes, 3 de noviembre de 2015

Este es el descubrimiento de la epigenética que Jung había notado hace casi 100 años

LOS NEUROCIENTÍFICOS SE VIERON OBLIGADOS A UTILIZAR UN CONCEPTO SIMILAR AL EMPLEADO POR CARL G. JUNG, QUIEN SE ENCARGÓ DE FUNDAR EL TÉRMINO DE “TRAUMA INTERGENERACIONAL“

tumblr_mlyka1OkBx1qczwklo1_1280
Un trauma, por sí solo, es una herida cuyo elemento principal es la fragilidad y ruptura de un cuerpo, una psique, un concepto o una memoria. Se trata de una herida difícil de sanar, la cual tiene la capacidad de infectarse y de deteriorar el estado de una persona así como de sus seres cercanos. Un corazón roto, un asalto, un secuestro, un genocidio o la negligencia afectiva son eventos que tienen el poder de convertirse en un trauma que altera la psique y el soma. 
Que una herida, física o psíquica, no pueda sanarse, se debe a que el sistema está siendo constantemente atacado por niveles desorbitantes de estrés. Es en ese momento que el cuerpo comienza un ciclo vital de supervivencia, como una ayuda vital a la adaptación a aquella situación que genera estrés, y por lo tanto comprometerá a mecanismos cerebrales, endocrinos e inmunológicos para lograrlo. Por otro lado, en caso de que el sistema, psique o soma no sea capaz de manejar la cantidad ni la potencia del estrés, terminará por sobresaturarse creando una nueva línea basal (línea base, estabilidad orgánica) llamadaalostasis.
Cualquier persona que ha sufrido de un corazón roto sabe que el trauma no es estático: a veces podemos ser víctimas de una ira en contra de aquella persona que logró, en su momento, que cualquier malestar se difuminara; y en otras, simplemente sentir una tristeza profunda que anula toda vitalidad y tranquilidad. Este trauma está provocando que el cuerpo y la mente sufran de un equilibrio forzado en los límites de la piel (la alostasis): se eleva el ritmo cardíaco, se desarrollan malestares corporales, en ocasiones se sufre de ataques de pánico derivados de una hipervigilancia constante,  el cuerpo se inundará de cortisol provocando migrañas, problemas con el sistema endocrino, alteraciones en la temperatura y en el cuerpo, dermatitis o inclusive asma, se planeará –inconscientemente– huir o pelear las 24/7, entre otros síntomas. 
Los neurocientíficos le llamaron a este proceso autopreservación, el cual tiende a afectar a otras áreas para sobrellevar el trauma. Regresando al ejemplo del corazón roto, en ese estado normalmente nos vemos afligidos por una serie de problemas para concentrarnos o aprender, para relacionarnos y mostrar (o recibir afecto); experimentamos síntomas de depresión, ansiedad y hasta disociación entre cuerpo y mente (adormecimiento de una parte del cuerpo, etc.) o de mente y mente (flashbacks, vivencia donde se está sin estar); encontramos dificultad para regular emociones como la ira, el miedo o la tristeza; tendemos a exponernos constantemente a situaciones de riesgo y autosabotajes, como cuando en un deadline de un trabajo importante decidimos dormir en vez de invertir tiempo y energía en el proyecto; sentimos con especial potencia una mezcla de enojo, culpa, vergüenza, ansiedad, estancamiento, incomprensión, codependencia, miedo al abandono, frustración, fatiga crónica, etcétera. 
tumblr_nk8b7761f11tbcgn0o1_1280
En pocas palabras, nos encontramos rodeados de confusión, inocencia y vulnerabilidad debido a los efectos de una vida interrumpida, una herida que parece nunca curarse. Y la realidad es que estas experiencias traumáticas pueden ser irreversibles, ya que las nuevas experiencias se irán adquiriendo dentro de un formato del sistema dañado de la alostasis. En consecuencia, el trauma tendrá el poder de definir la existencia cuerpo-mente tanto de esa persona como de su descendencia. Es decir que un trauma puede afectar hasta a cuatro generaciones abajo de la propia. 
Toda esta información se ve actualmente apoyada por la epigenética (término acuñado por Conrad Hal Waddington hace un poco más de 60 años), la cual se dedica a estudiar el conjunto de procesos químicos que modifican el ADN sin alterar su secuencia. De acuerdo con las premisas básicas de la epigenética, la constante interacción entre genes y ambiente crea bioquímicamente un mecanismo que altera positiva o negativamente procesos moleculares (cambios hormonales, celulares, sinápticos) así como la expresión genética y su devenir a futuro. 
La realidad es que la expresión del genoma –es decir, el fenotipo– cambiará según las experiencias con el medio ambiente, y estos cambios epigenéticos se verán reflejados en la heredabilidad durante la procreación de una persona. Esto se descubrió en 1997, cuando en un experimento con ratas, separaron a dos madres con sus respectivas crías. A una de ellas la sometieron a estímulos estresantes; a la otra, a estímulos de cuidados nutritivos. Los resultados fueron sorprendentes: las crías de la primera rata crecieron con la misma expresión del genoma estresante así como un desarrollo cerebral menor, mientras que las de la segunda no mostraron ningún indicio de anormalidad. 
Fue entonces que a través de la neurociencia se aprendió a darle una representación válida (y por supuesto científica) a la heredabilidad del trauma. Esto significaba que los sobrevivientes de un genocidio, como los indígenas de América, los judíos en el Holocausto o los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, han sido capaces de transmitir el trauma a generaciones hasta el fin de los tiempos. 
Sin embargo, esta no había sido la primera vez que el término había entrado en el ámbito del estudio de la psique. Los neurocientíficos se vieron obligados a utilizar un concepto similar al empleado por Carl G. Jung, quien se encargó de fundar el término de “trauma intergeneracional“. 
tumblr_lw8n53bawZ1qhttpto1_r1_1280
Para este pater del psicoanálisis, un elemento fundamental en el trauma intergeneracional es el de  la proyección. Se supone que la proyección traumática del inconsciente colectivo se encarga de transmitir y mantener activas las sensaciones anteriormente descritas a través de conexiones neuronales tempranas. Prácticamente este conjunto de sinapsis intergeneracional se activa en el presente, produciendo conductas aprendidas por generaciones del pasado y que siguen siendo útiles en el aquí y en el ahora. Podríamos inclusive decir que es este inconsciente colectivo el encargado de brindar dichas conexiones a través de conceptos y símbolos (también llamados arquetipos) que cargamos con nosotros, y que hablan de experiencias de nuestros ancestros. Cuando hablamos específicamente de experiencias traumáticas, estas proyecciones inconscientes distorsionan las conductas en el presente, reviviendo sentimientos que pertenecieron a la familia de origen en el momento del trauma. Sin embargo, los arquetipos no solo transmiten las experiencias traumáticas de generaciones pasadas, también los aprendizajes y las experiencias para sobrevivir al trauma mismo.
Es así que el inconsciente colectivo pone a nuestra disposición herramientas para volvernos resilientes al trauma (y no solo acostumbrarnos a él). Dado que la psique humana es sabia, el humano busca alternativas en lo arquetípico y en lo intuitivo para guiar al alma a volver a vivir con un nuevo enfoque cosmovisual: la ensoñación, lo místico, el anhelo de lo indómito, la creatividad, los verdaderos amores, son las experiencias y las enseñanzas fugaces que reproducen la belleza de la naturaleza; las cuales infunden en nosotros la confianza en el camino de la vida, en el conocimiento cada vez más profundo de nosotros mismos, en el Yo intuitivo innato. 
Para lograrlo es indispensable iniciar con un estilo de reprogramación del cerebro a través del cambio de la narrativa del trauma mismo. Es decir, alterar el autoconcepto de víctima a resiliente como único método de supervivencia. Esto cambiará, en consecuencia, las sensaciones asociadas con esos eventos traumáticos, lo cual regenerará las conexiones neuronales (proyecciones). Esto a su vez modificará al cerebro de estado de supervivencia a modo de curiosidad, permitiéndole al inconsciente empezar el proceso de autocuración y resiliencia. 
Para concluir y citando a Bruce Perry, psiquiatra especialista en trauma crónico: 
Los cambios cerebrales responden a experiencias repetitivas y con patrones: mientras más repitas algo, más cuajada será la experiencia. Esto significa que toma tiempo acumular repeticiones, y por tanto la rehabilitación misma. Se requiere de paciencia para que estas repeticiones continúen. Entre más largo el período del trauma, o entre más extremo el trauma, se requerirá mayor número de repeticiones para recuperar el balance. [...] Lo único que necesitan las personas que han sufrido trauma es sentirse seguros y amados.
 fuente/PIjamasurf