Mostrando entradas con la etiqueta MENTE. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MENTE. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de agosto de 2018

El Poder de la Oración y la Plegaria de Dónde Surge?


Congreso Sabiens Nº10 2018 CONTACT (Principado de Andorra 13 y 14 de octubre Hotel Roc Blanc). Reserva tu entrada a ferranweb@gmail.com


El día que descubrí el Poder de la Oración descubrí el poder comunicativo entre mente y partículas infra atómicas y por tanto en entre los dos mundos: El Visisble y el Invisible.

La oración es una fuerza muy poderosa si vibras a la frecuencia adecuada de la emoción del amor y fe. Desgraciadamente aún hoy dia es subestimada por el 99% de la población.
Decía el Maestro de maestros Jesús de Nazaret que "Todo lo que pidan en la oración con fe, lo alcanzarán". Pues será que es hora de empezar a descubrir su secreto.




fuente/Sabiens

jueves, 26 de abril de 2018

Las Personas Olvidadizas son más Inteligentes?. Estudio así lo sugiere.

Resultado de imagen de olvidar


EL OLVIDO PODRÍA SER UNA FUNCIÓN DECISIVA PARA LA INTELIGENCIA HUMANA.

En el debate al parecer interminable en torno a la definición de inteligencia, la memoria suele tener un lugar importante, tanto que a veces ésta parece cubrir de lleno la capacidad intelectual de una persona. ¿Cuántas veces alguien a quien se le considera inteligente se lleva este título sólo porque, más bien, recuerda en el momento oportuno? Un dato, una fecha, un procedimiento… si surgen en nuestra mente en el instante preciso y requerido, quizá nos saque de un apuro o al menos nos haga pasar por personas inteligentes, ¿pero esta percepción es exacta?

El estudio que reseñamos a continuación parece sugerir lo contrario o, al menos, matizarlo. De acuerdo co la investigación realzada por Paul Frankland y Blake Richards, adscritos al Departamento de Psicología de la Universidad de Toronto (entre otras instituciones), el olvido podría ser también un signo de las personas inteligentes, particularmente aquellas que en la vida cotidiana parecen ser especialmente “olvidadizas”.

Para su investigación, los autores confrontaron las nociones de memoria y olvido de acuerdo a la terminología con que se les conoce en la neurociencia contemporánea: persistencia y transitoriedad, respectivamente.

Al analizar otras investigaciones y en general la literatura publicada al respecto, Frankland y Richards llegaron a la conclusión que tanto una como otra son fundamentales en la construcción de esa habilidad que conocemos como “inteligencia” y que en este caso se refiere a la capacidad del cerebro para retener no la mayor cantidad posible de información, sino más bien para navegar a través del conocimiento adquirido de manera tal que sea posible obtener información relevante para la situación en la que una persona se encuentra.

“El verdadero fin de la memoria es optimizar la toma de decisiones”, dice al respecto Richards, quien no duda en señalar al olvido como elemento necesario para que el cerebro se concentre y se enfoque en lo que de verdad importa.

Frankland, por su parte, señala que existe evidencia suficiente de investigaciones recientes para identificar mecanismos cerebrales claramente dedicados a olvidar. Es decir, ser olvidadizo no es una “cualidad” de algunas personas, sino una operación que el cerebro humano realiza sistemáticamente en relación con la información adquirida y almacenada.

Este es el caso, por ejemplo, de la creación de nuevas neuronas en el área cerebral del hipocampo, un fenómeno que Frankland ha estudiado en su laboratorio y el cual ocurre sobre todo cuando generamos nuevos aprendizajes. Las neuronas que surgen a partir de esto establecen a su vez nuevas conexiones sinápticas, las cuales de algún modo “sobrecargan” las existentes e incluso podría decirse que las reescriben; dicho de otro modo: como si un nuevo camino fuera trazado sobre otros ya existentes. Sólo que el nuevo camino conduce a otros destinos, diferentes a aquellos que conectaban los viejos caminos. Por eso a veces, en medio de una nueva experiencia, sentimos que nuestra memoria precedente “se borra”, pues dichas nuevas neuronas hacen un tanto difícil acceder a información precedente.

¿Qué te parece? De alguna forma parece coherente: sólo el olvido hace posible manejar la enorme cantidad de estímulos e información que recibe nuestro cerebro.

fuente del texto/Pijamasurf

miércoles, 10 de enero de 2018

Un científico asegura que los cerebros humanos se comunican con una especie de wifi.

Este investigador británico asegura el hecho de que los humanos tengamos presentimientos e intuiciones demuestra que ese sistema existe.

Un científico asegura que los cerebros humanos se comunican con una especie de wifi
freepick.com

Digby Tantam, un científico de la Universidad de Sheffield (Reino Unido), afirma que los cerebros humanos están interconectados por una especie de wifi que permite que captemos mucha más información de la que somos conscientes sobre otras personas, reporta The Telegraph.

Este investigador estima que la lengua tiene un papel limitado en la comunicación, mientras que el cerebro humano obtiene constantes microseñales que comunican qué piensa cada persona. Este hecho explicaría por qué tenemos presentimientos sobre nuestros congéneres, que preveamos determinadas situaciones o el motivo de que la risa sea contagiosa.

"Podemos conocer directamente las emociones de otras personas y a qué están prestando atención" gracias a "la conexión directa" entre los cerebros, comunicación que sería "una fuga inadvertida" y podría estar relacionada con el olfato, explica Tantam.

Asimismo, este especialista supone que esta red de conexiones explicaría por qué a la gente le atraen las religiones o siente la necesidad de unirse a grandes multitudes, como sucede cuando acuden a estadios de fútbol o durante los conciertos.

Sin embargo, las personas con autismo carecerían casi por completo de este tipo de conexión, a pesar de que "a menudo, son capaces de entender o aprender lo que significan las expresiones".

La teoría completa de Digby Tantam está expuesta en su nuevo libro, 'The Interbrain'.

fuente/RT



martes, 9 de enero de 2018

El experimento de Young. ¿ Podemos cambiar la forma en que se comporta la realidad sólo con mirarla?

El experimento de Young


El experimento de Young

El experimento de Young, también denominado experimento de la doble rendija, fue realizado en 1801 por Thomas Young, en un intento de discernir sobre la naturaleza corpuscular u ondulatoria de la luz. Young comprobó un patrón de interferencias en la luz procedente de una fuente lejana al difractarse en el paso por dos rejillas, resultado que contribuyó a la teoría de la naturaleza ondulatoria de la luz.

Posteriormente, la experiencia ha sido considerada fundamental a la hora de demostrar la dualidad onda corpúsculo, una característica de la mecánica cuántica. El experimento también puede realizarse con electrones, protones o neutrones, produciendo patrones de interferencia similares a los obtenidos cuando se realiza con luz.

Aunque este experimento se presenta habitualmente en el contexto de la mecánica cuántica, fue diseñado mucho antes de la llegada de esta teoría para responder a la pregunta de si la luz tenía una naturaleza corpuscular o si, más bien, consistía en ondas viajando por el éter, análogamente a las ondas sonoras viajando en el aire. La naturaleza corpuscular de la luz se basaba principalmente en los trabajos de Newton. La naturaleza ondulatoria, en los trabajos clásicos de Hooke y Huygens.

Los patrones de interferencia observados restaban crédito a la teoría corpuscular. La teoría ondulatoria se mostró muy robusta hasta los comienzos del siglo XX, cuando nuevos experimentos empezaron a mostrar un comportamiento que sólo podía ser explicado por una naturaleza corpuscular de la luz. De este modo el experimento de la doble rendija y sus múltiples variantes se convirtieron en un experimento clásico por su claridad a la hora de presentar una de las principales características de la mecánica cuántica.

La forma en la que se presenta normalmente el experimento no se realizó sino hasta 1961 utilizando electrones y mostrando la dualidad onda-corpúsculo de las partículas subatómicas (Claus Jönsson, Zeitschrift für Physik, 161, 454; Electron diffraction at multiple slits, American Journal of Physics, 42, 4-11, 1974). En 1974 fue posible realizar el experimento en su forma más ambiciosa, electrón a electrón, comprobando las hipótesis mecanocuánticas predichas por Richard Feynman. Este experimento fue realizado por un grupo italiano liderado por Pier Giorgio Merli y repetido de manera más concluyente en 1989 por un equipo japonés liderado por Akira Tonomura y que trabajaba para la compañía Hitachi. El experimento de la doble rendija electrón a electrón se explica a partir de la interpretación probabilística de la trayectoria seguida por las partículas.


Formulación clásica

La formulación original de Young es muy diferente de la moderna formulación del experimento y utiliza una doble rendija. En el experimento original un estrecho haz de luz, procedente de un pequeño agujero en la entrada de la cámara, es dividido en dos por una tarjeta de una anchura de unos 0.2 mm. La tarjeta se mantiene paralela al haz que penetra horizontalmente es orientado por un simple espejo. El haz de luz tenía una anchura ligeramente superior al ancho de la tarjeta divisoria por lo que cuando ésta se posicionaba correctamente el haz era dividido en dos, cada uno pasando por un lado distinto de la pared divisoria. El resultado puede verse proyectado sobre una pared en una habitación oscurecida. Young realizó el experimento en la misma reunión de la Royal Society mostrando el patrón de interferencias producido demostrando la naturaleza ondulatoria de la luz.


Formulación moderna

La formulación moderna permite mostrar tanto la naturaleza ondulatoria de la luz como la dualidad onda-corpúsculo de la materia. En una cámara oscura se deja entrar un haz de luz por una rendija estrecha. La luz llega a una pared intermedia con dos rendijas. Al otro lado de esta pared hay una pantalla de proyección o una placa fotográfica. Cuando una de las rejillas se cubre aparece un único pico correspondiente a la luz que proviene de la rendija abierta. Sin embargo, cuando ambas están abiertas en lugar de formarse una imagen superposición de las obtenidas con las rendijas abiertas individualmente, tal y como ocurriría si la luz estuviera hecha de partículas, se obtiene una figura de interferencias con rayas oscuras y otras brillantes.

Este patrón de interferencias se explica fácilmente a partir de la interferencia de las ondas de luz al combinarse la luz que procede de dos rendijas, de manera muy similar a como las ondas en la superficie del agua se combinan para crear picos y regiones más planas. En las líneas brillantes la interferencia es de tipo "constructiva". El mayor brillo se debe a la superposición de ondas de luz coincidiendo en fase sobre la superficie de proyección. En las líneas oscuras la interferencia es "destructiva" con prácticamente ausencia de luz a consecuencia de la llegada de ondas de luz de fase opuesta (la cresta de una onda se superpone con el valle de otra).


La paradoja del experimento de Young

Esta paradoja trata de un experimento mental, un experimento ficticio no realizable en la práctica, que fue propuesto por Richard Feynman examinando teóricamente los resultados del experimento de Young analizando el movimiento de cada fotón.

Para la década de 1920, numerosos experimentos (como el efecto fotoeléctrico, el efecto Compton, y la producción de rayos x entre otros) habían demostrado que la luz interacciona con la materia únicamente en cantidades discretas, en paquetes "cuantizados" o "cuánticos" denominados fotones. Si la fuente de luz pudiera reemplazarse por una fuente capaz de producir fotones individualmente y la pantalla fuera suficientemente sensible para detectar un único fotón, el experimento de Young podría, en principio, producirse con fotones individuales con idéntico resultado.

Si una de las rendijas se cubre, los fotones individuales irían acumulándose sobre la pantalla en el tiempo creando un patrón con un único pico. Sin embargo, si ambas rendijas están abiertas los patrones de fotones incidiendo sobre la pantalla se convierten de nuevo en un patrón de líneas brillantes y oscuras. Este resultado parece confirmar y contradecir la teoría ondulatoria de la luz. Por un lado el patrón de interferencias confirma que la luz se comporta como una onda incluso si se envían partículas de una en una. Por otro lado, cada vez que un fotón de una cierta energía pasa por una de las rendijas el detector de la pantalla detecta la llegada de la misma cantidad de energía. Dado que los fotones se emiten uno a uno no pueden interferir globalmente así que no es fácil entender el origen de la "interferencia".

La teoría cuántica resuelve estos problemas postulando ondas de probabilidad que determinan la probabilidad de encontrar una partícula en un punto determinado, estas ondas de probabilidad interfieren entre sí como cualquier otra onda.

Un experimento más refinado consiste en disponer un detector en cada una de las dos rendijas para determinar por qué rendija pasa cada fotón antes de llegar a la pantalla. Sin embargo, cuando el experimento se dispone de esta manera las franjas desaparecen debido a la naturaleza indeterminista de la mecánica cuántica y al colapso de la función de onda.


Condiciones para la interferencia

Las ondas que producen interferencia han de ser "coherentes", es decir los haces provenientes de cada una de las rendijas han de mantener una fase relativa constante en el tiempo, además de tener la misma frecuencia, aunque esto último no es estrictamente necesario, puesto que puede hacerse el experimento con luz blanca. Además, ambos han de tener polarizaciones no perpendiculares. En el experimento de Young esto se consigue al hacer pasar el haz por la primera rendija, produciendo una mutilación del frente de onda en dos frentes coherentes. También es posible observar franjas de interferencia con luz natural. En este caso se observa un máximo central blanco junto a otros máximos laterales de diferentes colores.

Más allá, se observa un fondo blanco uniforme. Este fondo no está formado realmente por luz blanca, puesto que si, fijada una posición sobre la pantalla, se pone paralelo a la franja un espectrómetro por el cual se hace pasar la luz, se observan alternadamente franjas oscuras y brillantes. Esto se ha dado en llamar espectro acanalado. Las dos rendijas han de estar cerca (unas 1000 veces la longitud de onda de la luz utilizada) o en otro caso el patrón de interferencias sólo se forma muy cerca de las rendijas. La anchura de las rendijas es normalmente algo más pequeña que la longitud de onda de la luz empleada permitiendo utilizar las ondas como fuentes puntuales esféricas y reduciendo los efectos de difracción por una única rendija.

Fuente: Wikipedia

vía/davidhuerta.typepad.com

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Porqué el Silencio nos hace percibir más y mejor.


Observar la mente
al viajar a un lugar silencioso
y contemplar el entorno
y nuestro propio pensamiento,
muestra que la mente
empieza a percibir más cosas
y con mayor lucidez



En nuestra época, el silencio se ha convertido en un lujo:
sólo algunas personas con privilegios económicos o con una educación refinada acceden al silencio - el silencio del espacio físico, al igual que el silencio profundo de la mente.
Se habla de que el silencio es un artículo de lujo.

Sin embargo, en realidad es algo necesario para el bienestar del cuerpo y la mente:
diversos estudios muestran que la alta exposición al ruido altera la cognición y se correlaciona con enfermedades mentales; por otro lado, el silencio tiene una cualidad que favorece la neurogénesis (la formación de nuevas conexiones neurales)
Por último, existe también la noción mucho más antigua que relaciona al silencio con lo místico, con los estados de comunión con la naturaleza o con la deidad, con la paz de la mente, que trae entendimiento de la verdad o de aquello que está más allá del cambio (del ruido del pensamiento y sus conceptos).

Como dice la frase popular,
el silencio es oro, un oro superior al oro material.
El valor fundamental que tiene el silencio, más allá de la paz y la tranquilidad, es que esa misma paz, amplitud y estabilidad que genera son las condiciones necesarias para alcanzar la sabiduría.

El maestro de meditación budista Alan Wallace sugiere que de la misma manera que la ciencia se ha desarrollado gracias a la invención del telescopio y del microscopio - y sin estos difícilmente podríamos tener una astronomía o una microbiología como las que tenemos - el conocimiento de la conciencia se sirve de y necesita su propio "telescopio".

Ese telescopio es fundamentalmente la atención, la facultad de dirigir la mente de manera estable y profundizar en algo de manera sostenida.

Así como para usar un telescopio necesitamos que éste se encuentre estable, la mente necesita una estabilidad:
es el silencio lo que nos permite ver a detalle y a profundidad.
En un artículo reciente en el New York Times, la poeta Megan O'Rourke narra su experiencia inmersiva en el bosque Hoh en el estado de Washington, uno de los bosques grandes y antiguos en toda América del Norte y el cual colinda con el mar.

O'Rourke relata su experiencia dejando el ruido urbano para adentrarse en el bosque y reflexionar sobre el silencio y el efecto del silencio en su mente:
en sus pensamientos, memorias y sensación del sí mismo.
O'Rourke escribe:
A la orilla del agua, la transformación fue más sutil - una transformación interna, más que un cambio externo.

Resulta que en el silencio, percibimos más - nuestros sentidos se vivifican. Me percaté de dos árboles caídos cuyas raíces se entrelazaban de tal manera que sería imposible separarlos sin tener que dañarlos a ambos.

En vez de acelerar como un motor siempre en marcha, mi mente bajaba de velocidad, deslizándose hacia los lados y hacia adentro.

Entrando en una caleta, me di cuenta de lo habituada que estoy al ruido cuando mi mente empezó a interpretar el sonido de las olas como si fuera el rugido de motores.

Típicamente pensamos en la necesidad del silencio como una forma de comunicarnos con nuestros yos internos.

Paradójicamente, en los días silenciosos que pase en Olympia Park, me descubrí volviéndome menos enfocada hacia adentro y más consciente del espacio comunal...

Lo que se anunciaba a sí mismo en este silencio existencial de viejas rocas y océano ancestral eran memorias - de mi madre, quien murió hace casi 10 años y de la pena profunda de que nunca conoció a mi hijo, y todo lo que él perdería por no haberla conocido.

Estos pensamientos eran como música.

En vez de que yo los tuviera ellos me tenían a mí, y me subí sobre un montículo de troncos enormes - algunos de más de 30 metros, apilados como cerillos por el estruendoso mar - y dejé que la madera flotante calentara mis pies y que el silencio se hiciera una alberca en mis oídos.

Para oírnos a nosotros mismos, a veces debemos abandonarnos a nosotros mismos y sumergirnos en el silencio hasta que estamos solos con el ruido interno y no podemos más que enfrentarlo.
Fuente
O'Rourke sugiere que el ser humano moderno huye del silencio, aunque éste sea tan pacífico, porque le produce una especie de horror vacui, una intimación de la muerte o una confrontación con los cabos sueltos del alma.

El ruido y una vida agitada y productiva, por otro lado, nos evitan esta confrontación.

Tiene razón. Y también es cierto que al evitar esa confrontación nuestra mente reduce su amplitud y permanece contraída en el estado descrito como "visión de túnel".

Se vuelve una versión reducida de sí misma, limitada por los estímulos granulares que recibe - generalmente, distracciones que luego se convierten en preocupaciones.

Así, no notamos que la mayoría de nuestros pensamientos no son más que ruidos que genera el entorno psicofísico en el que vivimos.

Y no notamos que existe otro orden de pensamientos más claros, amplios y profundos, que sólo empiezan a surgir una vez que el ruido de la superficie puede cumplir su curso y empieza a haber espacio entre los pensamientos.

Ocurre como con la música - donde el espacio entre las notas es lo que hace la música, como dijo Debussy:
el espacio entre los pensamientos también hace que se produzca una cierta música, una cierta armonía de la conciencia.

fuente del texto/ Biblioteca Pleyades

domingo, 26 de noviembre de 2017

Ejercicio Fácil para Empoderar tu Mente.

Se necesita algo más que «pensamientos positivos» para mantener el control de tu cuerpo y de tu vida. Es importante para tu salud y tu bienestar que cambies tu forma de pensar y te concentres en los pensamientos vitales y positivos, además de eliminar los siempre presentes y extenuantes pensamientos negativos.

A continuación en Sabiens te invitamos a escuchar a Marisa González del Centro Shankara, experta en Medicina Tradicional China, su ejercicio para que puedas Empoderar tu Mente.

Explicanos que has notado y comparte si un familiar o amigo/a le puede ser útil.
Esperamos que os guste.



fuente/Sabiens

viernes, 1 de septiembre de 2017

Actividades Terapéuticas que te ayudaran a Reseter la Mente y Curar un Trauma.

Resultado de imagen de http://pijamasurf.com/2017/08/8_actividades_terapeuticas_que_te_ayudaran_a_resetear_la_mente_y_curar_un_trauma/


EL CEREBRO ES UNA ESPECIE DE BOLA DE PLASTILINA A LA QUE SE LE METIÓ UN DEDO, AFECTÓ SU ESTRUCTURA EN LA GLOBALIDAD Y ES GRACIAS A LA NEUROPLASTICIDAD QUE SE PUEDE VOLVER A UNA ESTRUCTURA IDEAL.

Se ha comprobado que el trauma agudo o crónico, por un evento único o abusos constantes en un largo periodo, tiene graves consecuencias a nivel emocional, psicológico, social, conductual y fisiológico. Entre ellas se encuentra el impacto incluso físico que se produce en el cerebro del individuo afectado, principalmente mediante las fluctuaciones de los neurotransmisores, la profundidad en las hendiduras de la corteza, el tipo y la frecuencia de conexiones neurológicas, entre otras. Es decir, cuando una persona experimenta un trauma su cerebro cambia su manera de percibir, decodificar, codificar y accionar en su día a día, lo cual a su vez afecta en la manera de relacionarse con otras personas, en su desempeño tanto laboral como académico, en su autoconcepto y autoestima, higiene y autocuidado, y en la incidencia de numerosas enfermedades tanto físicas como emocionales –como ansiedad, depresión, enfermedades gastrointestinales, endócrinos, sexuales o inmunológicos–.

De acuerdo con el especialista en la salud mental, Israel Castillo, frente a un trauma, el cerebro es una especie de bola de plastilina a la que se le metió un dedo y afectó su estructura en la globalidad. Es gracias a la neuroplasticidad que se puede volver a una estructura ideal, dando como resultado el regresar a ser uno mismo, a un autodescubrimiento puro que conlleva a la plenitud y resiliencia. El curar un trauma psicológico es realmente un proceso artístico, el cual requiere realizarse idealmente acompañado por un especialista en trauma y salud psicológica y mediante una serie de ejercicios que te compartimos a continuación:

– Hacer piso

Durante las crisis de ansiedad y depresión, el descalzarse y tocar el piso con los pies es un buen ejercicio para aclarar a la mente. El objetivo es lograr atraer a la mente hacia la manera en que se sienten los pies, los dedos de los pies, al tocar la textura de los objetos y la gravedad del cuerpo. Incluso el poder nombrar los detalles que se tocan, ver, escuchar, oler y saborear.

– Identificar las sensaciones corporales

Centrar la atención en las sensaciones corporales y monitorearlas durante un lapso de tiempo, permite liberar a la mente de las creencias y pensamientos irracionales así como crear una unión entre mente y cuerpo para regular los síntomas derivados de los mismos. Se trata de volver a estar en el aquí y en el ahora.

– Desmenuzar las emociones

Esto quiere decir que una vez que se identifican las sensaciones corporales e identificar las emociones asociadas a las mismas, se puede regular lo que se siente para tomar consciencia de que eso no está sucediendo en ese momento ni en ese lugar.

– Desarrollar un lugar seguro

Se trata de crear un lugar seguro en la mente, un espacio que nos haga sentir calma, confort y seguridad –sobre todo el último– en la vida. Imaginar que se está en ese lugar brindará un sentido de tranquilidad y dominio de uno mismo sobre las emociones o los miedos que puedan surgir en el momento.

– Realizar contacto físico con uno mismo

Abrazarse o darse un ligero masaje o caricia reducirá la tensión, incomodidad o las emociones negativas que se estén experimentando en ese momento. Es indispensable tomar toda consciencia de ese abrazo.

– Contar con una red de apoyo

Es decir generar vínculos sociales –familiares, amistades o pareja– pues construyen conexión como la base de una necesidad humana. Socializar y participar en una comunidad es un ejercicio recomendable para desarrollar resiliencia.

– Autoaceptación

Elaborar la aceptación de lo que “se tuvo que haber hecho” en el evento del trauma se refiere a recordar que en ese momento no se pudo hacer otra cosa más que lo sucedió. Confiar que el cuerpo es sabio y si se accionó de una manera fue porque era lo mejor para nuestra supervivencia. Aún si se trata de una catástrofe, un asalto o abuso.

– Empatía con uno mismo

Practicar la gentileza y cariño con uno mismo es uno de las prácticas indispensables para la resiliencia.

fuente del texto/pijamasurf.com/
Por/ Maria José Ca


sábado, 19 de agosto de 2017

LA INTELIGENCIA Y EL PODER DE LA MENTE (Documental)

La mente aun sigue siendo unos de los misterio mas importantes de hoy en dia. La inteligencia sin duda es uno de los poderes de nuestra mente. ¿Que otros misterios oculta nuestra mente?







jueves, 22 de junio de 2017

6 Formas en que tu Inconsciente está diciendote que estás en el camoni adecuado.

Resultado de imagen de subconsciente

CONFORME LAS EXPERIENCIAS NOS PROVOCAN SALIR DE NUESTRA ZONA DE CONFORT, DESARROLLAMOS HERRAMIENTAS QUE FACILITAN EL PROGRESO HACIA UN MAYOR BIENESTAR GENERAL

De acuerdo con la teoría del self de George H. Mead, un individuo es capaz de autopercibirse –de tener una concepción de sí mismo y reflexionar sobre sí mismo– al estar inmerso en un contexto cultural y social. Es decir, se crea una autoimagen –y un autoconcepto– a partir de la comparación entre la identificación, la observación o interpretación de las acciones de los demás y la evaluación de la situación personal en diferentes momentos de un acto. Por lo tanto, esta mismidad –selfhood– permite la objetivización, la capacidad de verse a sí mismo desde los diferentes puntos de vista de los miembros de un grupo al que se pertenece –como la familia, amigos, trabajo, escuela, etc. Sin embargo, ¿qué pasa cuando el contexto social promueve ideas falsas sobre lo que es el bienestar?

Se llama distorsión del self a cuando la autopercepción y el autoconcepto son diferentes a la verdadera esencia de un individuo, cuando las exigencias morales o de moda de una sociedad denigran las necesidades básicas de una persona. Un ejemplo de ello es el impacto negativo de las redes sociales sobre nuestra salud emocional, al compararnos constantemente con las comidas, viajes o relaciones amorosas perfectamente decoradas en diversas plataformas como Instagram y Facebook. No es novedad que los científicos hayan registrado altos niveles de depresión y autoimagen distorsionada en gente que pasa gran parte de su día en estas redes sociales.

Afortunadamente el self, a diferencia del cuerpo físico, es cambiante desde la raíz, es decir, nuestro autoconcepto puede restablecerse mediante los cambios, la evolución y la trascendencia. Conforme las experiencias nos provocan salir de nuestra zona de confort, desarrollamos herramientas que facilitan el progreso hacia un mayor bienestar general –rechazando incluso premisas socialmente aceptadas. Los síntomas de fortalecimiento del self y que indican que estamos en el camino correcto son los siguientes:

– Desear la soledad

Evitar el contacto social ayuda a recuperarse de las exigencias culturales que pueden estar distorsionando al self, y permiten analizar sus veracidades frente a las necesidades propias. Además, brinda una sensación de respiro para priorizar objetivos personales y desarrollar planes para alcanzarlos.

– Tener sueños vívidos

Al cambiar en el consciente nuestras premisas y patrones, esto se extiende hacia el mundo del inconsciente, y por lo tanto al de los sueños. La constancia de los sueños vívidos, buenos y malos, es un reflejo del trabajo interno que está en proceso de evolución para un cambio significativo.

– Vivir oleadas de emociones

Ante los cambios, las emociones negativas se vuelven cada vez más recurrentes y fuertes; sin embargo, no es recomendable suprimirlas, evitarlas ni evadirlas, pues sólo aumentaría el sufrimiento por rechazo al dolor. La mejor manera de superar las oleadas de labilidad emocional es empezar a sentirlas realmente: sentir las emociones tanto negativas como positivas.

– Confiar en los instintos

Hay ocasiones en que las cosas no salen como nos hubieran gustado, y si bien no somos capaces de controlar los factores externos (como las críticas poco fundamentadas de otras personas), podemos regular nuestras emociones, pensamientos y reacciones al respecto. Es más fácil escuchar los instintos propios acerca de lo que es más saludable, sin tener miedo de las opiniones de otras personas.

Te compartimos aquí los consejos de un psicópata para superar el rechazo social.

Distanciarse de las situaciones y personas tóxicas

Amigos cercanos, familiares o compañeros de trabajo, muchas situaciones nos llevan a personas consideradas como “vampiros energéticos”. Al entablar un límite entre sus conductas y las reacciones de uno es más fácil separarse de la negatividad.

– Dudar de los pensamientos y creencias autodenigrantes

Te das cuenta de que lo que pudieron decirte que eras son profecías autocumplidas, por lo que comienzas a observar, analizar y valorar lo que realmente eres sin la intervención de las creencias de personajes externos. Las opiniones negativas de otros dejan de lastimarte, y en consecuencia surge una mayor confianza en ti mismo.

Vivir con la sensación de estar perdido

En muchas ocasiones, la sensación de estar perdido se debe a que el lugar por el que nos movemos es desconocido, de modo que basta con generar nuevos patrones –más saludables– para reducir los síntomas de ansiedad, depresión y angustia. La sensación es normal: confía en que estás perdido en el camino correcto.

fuente del texto/Pijamasurf

viernes, 9 de junio de 2017

Seshen: La Sanación a Distancia desde el Antiguo Egipto a hoy día.

En el Antiguo Egipto parece ser que se conocía una técnica basada en la combinación de principios de la física, metafísica y espiritualudad que permitía poner un misterioso conocimiento en el "castillo" de lo esotérico (doctrina secreta de conocimientos y técnicas de acceso restringido) mediante el cual se crea una energía de tamaño infraatómico que sigue a la generación de un pensamiento y que al igual que un rayo láser se focaliza en un punto de una persona o animal para reprogramar un desequilibrio energético con manifestación orgánica.

Por tanto hoy en Sabiens sabremos más sobre una energía que no se toca pero si se siente positivanente como es el Seshen.





Fuente/Sabiens

martes, 6 de junio de 2017

Consiguen descifrar los pensamientos humanos


Credit: Kyoto University


Con la ayuda de la IA, es posible describir lo que una persona ve o imagina.

Investigadores japoneses han conseguido descifrar los pensamientos humanos con la ayuda de la Inteligencia Artificial, las redes neuronales artificiales y el aprendizaje profundo. Han creado un decodificador capaz de tomar patrones cerebrales, de compararlos con imágenes de una base de datos y de identificar lo que una persona ve o imagina con alta probabilidad de éxito.

Investigadores japoneses han recurrido a la Inteligencia Artificial para descifrar lo que una persona piensa o imagina, consiguiendo así un significativo avance en la comprensión del pensamiento humano y de los mecanismos cerebrales que lo sustentan.

Descifrar el contenido de los pensamientos humanos es una vieja aspiración de la ciencia y de hecho ya se ha conseguido en anteriores trabajos interpretar lo que una persona ve, recuerda, imagina o sueña.

Por ejemplo, tal como informamos en un anterior artículo, otro equipo de científicos japoneses consiguió en 2008 reconstruir en una pantalla de ordenador imágenes directamente tomadas de la actividad del cerebro.

En un experimento llevado a cabo con dos individuos, éstos miraron 440 imágenes diferentes en una pantalla, mientras se medían, con tecnología de exploración magnética funcional, las diferencias sutiles en los patrones de actividad cerebral de sus cortezas visuales.

A partir de esta información, posteriormente los investigadores consiguieron “adivinar” las imágenes que los individuos veían, utilizando una tecnología que las reflejó en la pantalla.

Limitaciones previas

Sin embargo, ésta y otras investigaciones anteriores han tropezado con límites difíciles de superar, dado que el contenido del cerebro humano es único para cada persona y que la creación de catálogos de modelos de pensamientos, es difícil de conseguir.

Además, estos modelos deben ser combinados con un pequeño número de imágenes pre programadas, una etapa que necesita numerosos procedimientos en los que los participantes en el experimento deben sufrir largos y costosos test de imagen por resonancia magnética de sus respectivos cerebros.

Sin embargo, la Inteligencia Artificial ha venido al rescate de estos conocimientos previos, según explican el profesor Yukiyasu Kamitani y sus colegas de la universidad de Kyoto en un artículo publicado ahora en Nature Communications, del que se informa en un comunicado.

Su equipo ha descubierto que la actividad cerebral de un individuo puede ser descifrada y traducida a señales comprensibles usando redes neuronales artificiales, un modelo computacional basado en neuronas creadas en laboratorio que funcionan de forma parecida a las neuronas de los cerebros biológicos.

Las redes neuronales artificiales usan técnicas algorítmicas convencionales para crear programas informáticos capaces de aprender y de solucionar problemas difíciles, como en el caso que nos ocupa, la interpretación de los pensamientos humanos.

Es posible

Lo que descubrieron los científicos japoneses es que la actividad cerebral de una persona puede ser descifrada y traducida a señales reconocibles por las redes neuronales artificiales, siempre que imágenes idénticas se presenten a la vez a un ser humano y a un ordenador.

Para conseguirlo se han apoyado específicamente en el aprendizaje profundo, una técnica de la Inteligencia Artificial basada en aprender mediante representaciones de datos.

Los científicos japoneses aplicaron la arquitectura de una red neuronal profunda (DNN) para superar anteriores investigaciones relacionadas con el descifrado de los pensamientos, sueños e imaginaciones humanas, con resultados sorprendentes.

"Hemos probado si un patrón de señal DNN descifrado de la actividad cerebral se puede utilizar para identificar objetos vistos o imaginados” por una persona, explica Kamitani. "El decodificador toma patrones de redes neuronales y los compara con datos de imágenes de una base de datos grande. Y ciertamente, el decodificador puede identificar (lo que una persona ve o imagina) con alta probabilidad de éxito", añade.

En el marco de esta investigación, los científicos japoneses comprobaron asimismo que las áreas visuales inferiores y superiores del cerebro son mejores en descifrar las capas de la red neuronal, revelando así una homología entre el cerebro humano y la red neuronal creada por los científicos.

Ahora, Kamitani espera mejorar la precisión de la identificación de pensamientos: "acercar la Inteligencia Artificial a la ciencia del cerebro podría abrir la puerta a nuevas interfaces cerebro-máquina, y tal vez incluso acercarnos más a la comprensión de la conciencia humana", concluye.

Referencia

Generic decoding of seen and imagined objects using hierarchical visual features. Nature Communications 8, Article number: 15037 (2017). doi:10.1038/ncomms15037

fuente/Tendencias21


martes, 11 de abril de 2017

La teoría de grafos arroja luz sobre el origen de la conciencia.

Un estudio matemático revela que, cuando somos conscientes de algo, el cerebro entero se vuelve más conectado



Investigadores de la Universidad de Vanderbilt, en EEUU, han utilizado la teoría matemática de grafos para estudiar la conciencia en el cerebro. Lo han hecho porque la comunicación de la información entre diversas regiones cerebrales -que hace posible nuestra conciencia- conforma una red compleja, similar a la de las redes sociales o de las rutas de vuelo. Sus resultados demuestran que, cuando somos conscientes de algo, el cerebro entero se vuelve más conectado (todas sus áreas se interconectan entre sí), y no solo se activan en él algunas regiones específicas. Por Yaiza Martínez.



Los puntos negros corresponden a las 264 áreas de la corteza cerebral que los investigadores analizaron; y las líneas a la fuerza incrementada de las conexiones funcionales entre dichas áreas, cuando los participantes en el estudio percibieron conscientemente el disco. Los colores cálidos están asociados con conexiones más fuertes. La figura ilustra que la conciencia de un objetivo está asociada a un aumento generalizado de la fuerza de las conexiones funcionales del cerebro. Imagen: Marois / Godwin. Fuente: Universidad de Vanderbilt.

La conciencia sigue siendo uno de los mayores enigmas de la ciencia, pues aún no se sabe bien cómo la produce nuestro cerebro. Por otra parte, la teoría de grafos (o de gráficas) es una rama de las matemáticas que estudia las interrelaciones entre los componentes de redes complejas, como las redes sociales o las rutas de vuelo de los aviones. 

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Vanderbilt, en EEUU, ha utilizado la segunda para estudiar la primera, es decir, ha aplicado la teoría de grafos al estudio de la  conciencia. Lo han hecho porque la comunicación de la información entre diversas regiones cerebrales -que hace posible nuestra conciencia- también conforma una red compleja. 

Buscando la comunicación 

Según explica la Universidad Vanderbilt en un comunicado, las teorías modernas sobre las bases neuronales de la conciencia se dividen generalmente en dos campos: focal y global. Las teorías focales sostienen que hay áreas específicas del cerebro que son fundamentales para la generación de la conciencia, mientras que las teorías globales defienden que la conciencia surge de cambios a gran escala en la actividad del cerebro. El presente trabajo parece dar la razón en parte a ambas teorías. 

Para llevarlo a cabo, los investigadores reunieron a 24 miembros de la comunidad universitaria y los sometieron a un experimento con fMRI (imagen de resonancia magnética funcional), que es una técnica que permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada. 

Mientras los participantes eran sometidos a este escáner, se les pidió que detectaran un disco que aparecía brillando, brevemente, en una pantalla. Cada vez que esto ocurría, debían responder si habían podido detectar dicho disco, y el grado de confianza que tenían en su propia respuesta. 

Los investigadores tomaron los informes de “alto nivel de confianza” como “pruebas de conciencia” y aquellos en que el disco ni siquiera había sido visto por los sujetos como “pruebas de inconsciencia”. 

Con el escáner fMRI determinaron entonces qué partes del cerebro estaban activas en las pruebas de “conciencia” y en las de “inconsciencia”. Constataron que solo unas pocas áreas del cerebro mostraban mayor actividad durante la detección del disco que cuando este no había sido detectado. 

Este punto ya había sido determinado en estudios previos. La novedad del presente trabajo es que en él, además, los científicos analizaron cómo dichas áreas cerebrales activadas durante las “pruebas de conciencia” se comunicaban entre sí.

La conciencia en la conexión entre redes 

Este enfoque de red reveló que ninguna región de la red de áreas cerebrales destacó como más particularmente conectada durante la “prueba de conciencia”: cuando el disco fue percibido claramente, el cerebro entero se volvió más conectado. 

Por tanto, señalan los investigadores, la conciencia parece romper la modularidad de las redes cerebrales: “Sabemos que hay numerosas redes cerebrales que controlan funciones cognitivas diversas, como la atención o el lenguaje, con cada nodo de cada red densamente interconectado con otros nodos de la misma red, pero no con otras redes. La conciencia parece romper esta modularidad de las redes, ya que hemos observado un incremento amplio en la conectividad funcional de todas ellas durante la conciencia”. 

La conciencia como propiedad emergente 

Los resultados sugieren que es probable que la conciencia sea unproducto de la comunicación generalizada entre las diversas regiones cerebrales; y que sólo podemos informar de que hemos visto cosas una vez que estas son representadas en el cerebro de esta manera global. 

También señala que no habría una parte del cerebro que sea el "asiento del alma", como escribió René Descartes sobre la glándula pineal: la conciencia sería una propiedad emergente de la propagación, por todo el cerebro, de la información a actualizar. En otras palabras, sería fruto de la comunicación generalizada entre las redes cerebrales. 

La conclusión recuerda a la definición de “yo” señalada por el profesor de ciencias cognitivas de la Universidad de Lund, en Suecia, Peter Gardenfors : el ‘yo’ sería un fenómeno emergente, una propiedad que surge de una red de funciones cognoscitivas relacionadas entre sí, según ha explicado el neurólogo Francisco J. Rubia. 

También hace pensar en un estudio realizado en 2010 por investigadores de la compañía IBM. En este, los científicos elaboraron un mapa de la compleja red de conexiones neuronales entre las distintas regiones del cerebro de un macaco para tratar de ubicar en el cerebro algunos procesos cognitivos superiores, como el pensamiento y la conciencia. Se descubrió que el núcleo de dichos procesos en realidad no estaba situado en ninguna parte concreta del cerebro, sino que se extendía por diversas regiones, como el córtex prefrontal, el lóbulo temporal, el tálamo, el córtex visual y otras. 

Una búsqueda multidisciplinar 

La fascinante búsqueda de explicación sobre el origen de la conciencia continúa, en los últimos años gracias a las tecnologías que permiten observar al cerebro “en acción” y a la utilización de disciplinas diversas, como las matemáticas en este caso. 
Sir Roger Penrose (Profesor Emérito de Matemáticas en la Universidad de Oxford) y Stuart Hameroff ‎ (anestesista y profesor de la Universidad de Arizona) están intentando también usar la física cuántica para comprender la conciencia. 

Con ella han intentado determinar si esta evolucionó a partir de procesos complejos entre las neuronas del cerebro –como defienden la mayoría de los científicos- o es “previa” a los procesos del cerebro, es decir fruto de una estructura cuántica ‘proto-consciente’ que le habría “dado forma”. 

El físico norteamericano David Bohm ha propuesto por su parte que, al igual que la materia genera estados macroscópicos de coherencia cuántica, el cerebro podría aprovecharse de estas propiedades físicas y cohesionarse formando un todo.

fuente/tendencias21.net


viernes, 31 de marzo de 2017

Earworms un extraño proceso mental ern el que se combina memoria y estado de ánimo.

Primero vean y escuchen estos vídeos atentamente...






“Earworms”: esas canciones que emergen sin razón en tu mente para ya no dejarte "en paz".

Aunque en ocasiones molestas o vergonzosas, esas tonadas que tarareamos espontáneamente y sin razón revelan rasgos que pocas veces asociamos a nuestro cerebro, como el descontrol o la importancia de la experiencia subjetiva en su formación.

Desde la mañana o en un momento cualquiera de tu día, sin motivo ni causa aparente, surge y se apodera de tu pensamiento, de esos instantes en que tu mente parecía vagar plácidamente en el vacío y la nada: tranquila e indolente, emerge esa canción que se escuchaba una y otra vez en la casa de tus padres, el éxito de alguno de tus veranos juveniles, la canción que se escucha por todos lados en estos días y que aunque no te gusta ni has puesto nunca en ninguno de tus reproductores (ni en el personal, ni en el del auto, ni en ningún lugar), no te deja tranquilo.

“Earworms”, las llaman algunas personas, lo mismo en el habla popular que en la especializada. Esas “lombrices del oído” que van arrastrándose de la mente a los pabellones auditivos, y de vuelta, con aparente voluntad propia, sin que puedas controlarlas ni deshacerte de ellas. Una muestra clara de que en última instancia y a pesar de la metáfora platónica del auriga que gobierna los caballos de su carro, nuestra mente es en esencia incontrolable.

Para Oliver Sacks, el popular neurólogo, las earworms son, sin embargo, muestra clara de la amplia sensibilidad que nuestro cerebro tiene por la música, “apabullante y en ocasiones impotente”. Son también muestra del gusto que tiene nuestro cerebro por la repetición, esa obsesión suya (nuestra) por el orden que, en la música, es particularmente patente y necesario: de entre todas las expresiones humanas, la música (y sobre todo la popular) es la que más se apoya tanto en el orden como en la repetición (de ahí, un poco, la razón de su éxito, incluso, para no parecer despectivos, en piezas como las de Bach o Mozart). “La estructura de la música refleja la tendencia del cerebro humano a buscar patrones”, escribe Jonah Lehrer en uno de los capítulos de su Was Proust a Neuroscientist.

Por otro lado, esta espontánea aparición de cierta tonada —salvo cuando se trata de la sobrexposición propia de los éxitos pop— también habla de los mecanismos todavía no comprendidos de la memoria en general y, también, de la memoria particular de quien la “padece”: revela, por ejemplo, que si bien nuestra mente parte de una estructura de suyo incontrolable, no menos importantes son las experiencia que la van moldeando (un principio que parece hermanar a la neurociencia moderna con la propuesta freudiana y lacaniana de la subjetividad).

Quizá, en el fondo, la raison d’être de esas tonadas, aun cuando molestas o vergonzosas, sea darnos cuenta de que el caos, la espontaneidad y justo la inexistencia de una “razón de ser” son parte consustancial nuestra. Y, por otro lado, parece que el mejor antídoto contra ellas, el remedio contra estas lombrices, sea tomarlas como pretexto para comenzar a divagar (y así devolver a la mente su intención errabunda que le había sido arrebatada).

Con información de la BBC.
vía/Pijamasurf

viernes, 24 de marzo de 2017

Asesores psíquicos en el mundo de los famosos y políticos.

Las artes adivinatorias como el tarot, la videncia o la mediumnidad es uno de los oficios más antiguos de la historia, pero a la vez uno de los más despreciados y ridiculizados por parte de la opinión publica debido principalmente a los medios de comunicación. Los programas de televisión se han encargado de desprestigiar a los verdaderos psíquicos acusándolos de fraude y estafa. Pero aunque públicamente se tenga un objetivo oculto para desprestigiar a los verdaderos profesionales, la realidad es que muchos famosos solicitan los servicios de los psíquicos. Las celebridades, grandes empresarios y políticos también son clientes asiduos decididos a conocer su futuro, poder comunicarse con los difuntos o incluso utilizar rituales de alta magia blanca o negra para poder conseguir sus objetivos. Muchos de los famosos y millonarios están dispuestos a pagar grandes sumas de dinero con tal de conseguir sus propios objetivos, o bien información sobre su propio futuro.

Grandes empresarios y economistas tienden a consultar a sus psíquicos antes de realizar importantes movimientos económicos. Ellos se sienten atraídos por los psíquicos y las artes adivinatorias y en ocasiones confían más que en propios sus asesores. Existen varios tipos de relaciones entre las celebridades y los psíquicos. Algunos consultan al psíquico en sesiones determinadas, mientras que otros el psíquico forma parte de su equipo. Muchos famosos que públicamente desacreditan a las psíquicos mantienen una estrecha relación laboral con los psíquicos, quienes deben permanecer en el anonimato. Este hecho es un reflejo de la realidad lamentable que los verdaderos psíquicos son en muchas ocasiones ridiculizados o tratados de farsantes.


Líderes políticos y psíquicos

A lo largo de la historia numerosos jefes de estado han basado sus decisiones más importantes en su consulta con los psíquicos. En 1778, George Washington afirmó haber visto una aparición de una mujer que predijo el nacimiento, el progreso y futuro de los Estados Unidos.


Resultado de imagen de Franklin D. Roosevelt
Franklin D. Roosevelt regularmente consultaba a un psíquico sobre los asuntos políticos, sobre todo le preocupaba las relaciones internacionales después de la Segunda Guerra Mundial.



Abraham Lincoln, muy posiblemente el presidente de los Estados Unidos más creyente en las capacidades psíquicas, participó en sesiones de espiritismo y de mediumnidad. Lincoln no sólo predijo su propia muerte, hablaba de ello con grandes detalles y terminó convirtiéndose en un devoto “espiritualista” como consecuencia de ello


Imagen relacionada

Ronald Reagan, quien fue presidente de los Estados Unidos durante ocho años, tuvo un mandato plagado de varios escándalos, incluido un intento de asesinato, pero a todos ellos sobrevivió. Su esposa, Nancy Reagan consultaba regularmente con una psíquica llamada Joan Quigley. El asesor en esos momentos de la Casa Blanca, escribió las memorias de Reagan quien confesó que “casi todos los movimientos importantes y su toma de posesión eran consultados a una psíquica de San Francisco, quien elaboró sus horóscopos para asegurarse de que los planetas estuvieran en una alineación favorable para su labor”.

Imagen relacionada

Diana de Gales era bien sabido que solicitaba los servicios de los psíquicos para poder guiarse en su vida amorosa además de las decisiones más importantes y difíciles. Disponía de varios psíquicos famosos en su equipo de asesoramiento.


Imagen relacionada

Hillary Clinton rutinariamente solicitaba los servicios de los psíquicos en la Casa Blanca, e incluso “canalizado” el espíritu de Eleanor Roosevelt en más de una ocasión.


Celebridades y la ayuda psíquica

Brad Pit tiene en su círculo más privado al psíquico Ron Bard. Brad requiere los servicios de Ron regularmente en busca de consejo psíquico para sus decisiones. Ron ha ayudado a Brad en muchos momentos importantes de su vida. Brad visitó por primera vez a Ron mientras estaba casado con Jennifer Aniston mientras grababa el Sr. y la Sra. Smith con Angelina Jolie.

Patrick Swayze y su esposa visitaron un psíquico después de experimentar dificultades matrimoniales. El actor de la película “Ghost”, quien perdió su batalla contra el cáncer de páncreas en septiembre de 2009, y Lisa Niemi estaban a punto de divorciarse cuando buscaron la ayuda de un psíquico para intentar solucionar los problemas de relación.

Sarah Jessica Parker solicitó los servicios de un psíquico en un intento por salvar su matrimonio con Matthew Broderick. Según los medios de comunicación, Sarah es de mente abierta sobre las artes adivinatorias y el mundo espiritual.

George Clooney visitó a un médium psíquico para poder comunicarse con su mascota fallecida.

Y en España, son muchos los famosos que solicitan los servicios de psíquicos regularmente como Ana Obregón, Terelu Campos, Lara Dibildos, Vicky Martín Berrocal, Rocío Carrasco e incluso la propia Belén Esteban.


Ayuda psíquica

La realidad es que los servicios de los psíquicos son solicitados por muchos grandes líderes y modelos a seguir, quienes han utilizado los consejos de psíquicos en sus peores momentos. Un buen psíquico puede ayudar a escoger el mejor camino para obtener los resultados que se desea. Tanto si se trata de la vida amorosa, la vida profesional, familiar o de salud, un buen psíquico puede ayudar a revelar detalles desconocidos, detalles importantes que puede hacer cambiar toda una vida. Un buen psíquico más allá de una respuesta certera siempre deberá orientar.

vía/mundoesotericoparanormal.com