Mostrando entradas con la etiqueta TERCER OJO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta TERCER OJO. Mostrar todas las entradas

viernes, 2 de marzo de 2018

Esto es lo que sucede cuando su tercer ojo se abre accidentalmente.

Imagen relacionada
Según los estudiosos, el "Tercer Ojo", que se encuentra en el medio de la frente a una pulgada por encima de las cejas, es un ojo invisible y místico asociado con un poderoso centro de energía. Para la mayoría de las personas, este ojo permanece cerrado y la energía importante conectada a él no está disponible, pero ¿qué sucede cuando se abre el tercer ojo?




El tercer ojo examinado.

Para algunos miembros de lo oculto, el tercer ojo está realmente ubicado dentro del cráneo y tiene la forma de un huevo. En el campo de la cosmología, esto a veces se conoce como el Huevo Cósmico y se describe como la fuente de toda la creación. Cuando se activa, se dice que el tremendo poder contenido en el Tercer Ojo nos puede transportar a, o incluso crear, un mundo completamente nuevo.

De acuerdo con la tradición hindú, el Tercer Ojo es el sexto chakra primario, o centro de energía, en el cuerpo y se lo suele referir como "la puerta del alma". Cuando se activa, se dice que otorga una gran mejora a la percepción de otros reinos, y para otorgar un conocimiento y sabiduría tremenda sin la ayuda del mundo material ni la confianza en él. Además, se dice que una vez abierto; el tercer ojo otorga la capacidad de comunicarse telepáticamente con otras personas despiertas, de ver los espíritus de los muertos e incluso de recibir mensajes directamente de los seres superiores. No es de extrañar que las personas con un Tercer Ojo abierto sean conocidas por algunas culturas como "Videntes", e incluso las brujas han expresado un gran respeto por el valor de un Tercer Ojo abierto por sus tremendos poderes para manipular energías mágicas y espirituales.

HP Blavatsky, el autor de, "La Doctrina Secreta" y fundador de la Teosofía moderna, describe el Tercer Ojo como relacionado con la glándula pineal.

De acuerdo con sus enseñanzas, los humanos en algún momento poseían el Tercer Ojo, pero se atrofió y disminuyó con el tiempo a medida que profanamos y nos alejamos de nuestros orígenes divinos. Reducido desde su tamaño original, el Tercer Ojo se convirtió en lo que ahora se conoce como glándula pineal. Sin embargo, se puede restaurar el Ojo con la adhesión diligente a ciertas reglas y ejercicios.



La apertura del tercer ojo desmitificado
Con el tiempo, la verdad sobre la apertura del tercer ojo se ha oscurecido a medida que se ha dicho más y más sobre el tema. Puede ser difícil navegar por los conceptos erróneos resultantes, así que tomemos un momento para aclarar ciertas cosas.

* La apertura espontánea y automática del tercer ojo está acompañada de ciertos síntomas que deben evitarse.

* Es posible abrir el tercer ojo de una manera saludable sin síntomas negativos a través de la práctica consciente y deliberada de ciertas técnicas.

* Aquellos que practican ejercicio holístico como Qi-Gong o Raja Yoga ya pueden haber abierto su tercer ojo.

El tercer ojo saludable.




Como cualquier parte del cuerpo, es posible que el Tercer Ojo sufra ciertas enfermedades. En este caso, las enfermedades del tercer ojo casi siempre están relacionadas con el flujo de energía a través del ojo. Si ese flujo de energía se restringe, o incluso se bloquea por completo, los síntomas como dolores de cabeza y el deterioro del sentido de la vista, el gusto y el olfato son comunes. En un nivel más metafísico, un tercer ojo bloqueado puede causar soñar despierto en exceso y una sensación disminuida de intuición, arraigo y volatilidad emocional. Las ilusiones acerca de la propia vida y el desapego de la propia intuición también son comunes.


5 signos y síntomas de una apertura espontánea.

1. Cambios dramáticos en la visión: el tercer ojo, a pesar de sus propiedades únicas, sigue siendo un ojo. Cuando se abre, representa la adición de un sexto sentido, y esto tiene un impacto en todos los otros sentidos. Los colores pueden parecer más brillantes o más intensos. Uno puede notar olores extraños o inesperados y los sabores de los alimentos familiares pueden parecer similares pero notablemente diferentes. Se escuchan nuevos sonidos, e incluso el sentido del tacto puede verse directamente afectado de diversas maneras. Esta experiencia puede parecer alucinógena en aquellos cuyo Tercer Ojo se ha abierto automáticamente y puede ser bastante perturbador.

2. Los sueños se vuelven más vívidos, intensos y extraños: cuando se abre el tercer ojo, el estado de sueño se convierte en uno de los más receptivos para recibir comunicaciones desde los planos superiores. En la mente soñadora de alguien cuyo Ojo se ha abierto automáticamente, estos mensajes se mezclan con sus sueños naturales y se convierten en una experiencia caótica y conflictiva que puede tener un profundo impacto en el sueño. No es raro que alguien experimente esto para buscar medicamentos en un intento de forzar un sueño más reparador, lo que puede promover la atrofia en el tercer ojo, lo que posiblemente cause que se cierre nuevamente.

3. Dolores de cabeza y pesadez: se ha discutido el impacto del tercer ojo en los sentidos, pero también es importante examinar la apertura del ojo en los otros chakras del cuerpo. En aquellos cuyo ojo se ha abierto espontáneamente, es común experimentar dolores de cabeza y la sensación de que el cuerpo se ha vuelto más pesado sin aumentar realmente en masa. Esto se puede atribuir a un cambio en el flujo de energía a través de los chakras. Si no se equilibra adecuadamente después de la apertura del tercer ojo, el paso saludable de energía a través del cuerpo puede verse afectado. Todo está interconectado, y cuando una parte del sistema no funciona correctamente, puede propagar la disfunción a otras partes del sistema. Eso'

4. Desapego de la Realidad: la mente humana sin la influencia de un Tercer Ojo abierto se acostumbra a experimentar el mundo de ciertas maneras. Crea una sensación de estar cimentado en una realidad común, y cuando el Tercer Ojo se abre accidentalmente, ese sentido de estar en tierra se ve muy afectado ya que la conciencia de otros planos de realidad interviene en la conciencia mundana. A menudo ocurre una sensación de desapego del significado previo de la realidad, que impone la sensación de que nada es real y que todo se presenta en forma de engaño. Sin una comprensión consciente de la influencia del Tercer Ojo, puede volverse extremadamente difícil recuperar el sentido de comprensión y claridad sobre el mundo y el apego a él.

5. Interrupción de la relación: con la apertura del tercer ojo se llega a una capacidad notable para identificar la verdad. Como resultado, la verdadera naturaleza de las relaciones puede ser conocida y las relaciones previamente fuertes pueden parecer repentinamente superficiales y sin sentido. La deshonestidad se vuelve más aparente, y los pequeños engaños cotidianos pueden volverse intolerables. En consecuencia, las relaciones interpersonales pueden experimentar un tremendo trastorno con la apertura accidental del tercer ojo.

Quien nunca ha usado un martillo antes puede encontrarse con muchos pulgares magullados antes de poder conducir con seguridad un clavo. La persona que hace ejercicio intenso generalmente se siente adolorida y rígida al día siguiente. Aprender a equilibrar la influencia del Tercer Ojo no es diferente, pero puede ser difícil cuando el Ojo se abre por sí mismo sin previo aviso. Hay formas de aprender cómo mantener un equilibrio saludable a través del ejercicio y la meditación cuidadosos. Idealmente, uno abriría su Tercer Ojo deliberadamente y con cuidado si estuviera abierto en absoluto. En esos casos de aperturas accidentales, el alivio de los síntomas asociados se puede encontrar a través de procesos holísticos impartidos por profesionales calificados en todo el mundo. Actividades como Qi-Qong de China o Raja Yoga de India son ejemplos de cosas que una persona podría hacer para ayudar a administrar su sexto sentido recién descubierto.

¿Tienes los síntomas de un tercer ojo abierto?

martes, 21 de febrero de 2017

Una niña demuestra un superpoder: el tercer ojo.



domingo, 16 de febrero de 2014

En búsqueda del tercer ojo de la glándula pineal

Descrito por orientales como una capacidad que permite ver sin el uso de la vista normal y que solo poseían personas muy dotadas de un profundo y prolongado estudio.

Glándula pineal en el cerebro humano. (Living Art Enterprises/Getty Images)
            Glándula pineal en el cerebro humano. (Living Art Enterprises/Getty Images)


Uno de los mitos que heredamos de culturas ancestrales orientales es la existencia del tercer ojo, poco descrito en la medicina occidental, pero revelado de distintas maneras por los fisiólogos.

Según los orientales, el tercer ojo ubicado en la glándula pineal permite ver a las personas sin el uso de la vista normal. Esta era descrita como una capacidad que solo poseían personas muy dotadas de un profundo y prolongado estudio y señalado con fines de salud.

En los libros clásicos de Medicina Antigua China, los profesionales necesitaban de esta capacidad para detectar y observar las enfermedades que aquejaban al enfermo en el interior del cuerpo.

Hoy los fisiólogos reconocen que hay un complejo pineal con una fotorrecepción directa de la luz en algunas especies. Lo describen de diferentes maneras, pero no se explica cómo el ser humano pudo ver con este sistema.

La fisiología de los peces, reptiles, y de otros grupos zoológicos inferiores, demuestra que en el interior de la glándula pineal existen células fotoreceptoras semejantes a las células fotoreceptoras de la retina y que actúan directamente al estímulo que proviene del exterior.

“Presentan una capacidad fotoreceptiva directa”, destaca el libro de fisiología. En ellos los fotones van directo al nervio pineal.

De alguna manera estos peces “ven” directamente pero esta característica se va perdiendo en las aves y en animales superiores, pero en los mamíferos hay otras células importantes relacionadas.

En los peces estas células fotoreceptoras reaccionan directamente con ausencia de luz y producen además la melatonina, elevando la concentración de melanóforos, lo que les permitiría tener una aclaración visual, señalan los fisiólogos.

Los científicos describen que la melatonina en los mamíferos está relacionada con el ciclo circadiano, que influye en estar despierto y el sueño y se discuten además numerosas funciones como: acción antioxidante, inmunoestimulante, antineoplásica, antiovulatoria, antienvejecimiento.

En el ser humano se observa en la glándula pineal la presencia de las células pinealocitos, que serían las equivalentes a los fotorreceptores, según tratados de fisiología.

Lo que se asevera es que estos pinealocitos detectan las oscilaciones de la luz y secretan la hormona melatonina.

Estos pinealocitos recibirían impulsos directos o a través de un complejo circuito neural que viene desde la retina.

Compleja vía desde la retina a la glándula pineal  (Libro de Fisiología - google.it)

La vista normal con los ojos sigue numerosos pasos antes de llegar a los pinealocitos. Desde la retina parten los axones de las células nerviosas retinales y de ahí se dirigen al hipotálamo. Por aquí pasa la señal procesada de la imagen. Esta señal se dirige hacia un núcleo del hipotálamo.

Desde el hipotálamo se va hacia una vía multisimpática que hace escala en un ventrículo del hipotálamo y a parte a la columna de la médula espinal toráxica.

Desde acá salen células nerviosas al ganglio cervical superior, y finalmente las fibras llegan a la Glándula Pineal. Se contactan con los pinealocitos en una relación similar a la sináptica.

Si los pinealocitos son equivalentes a los fotorreceptores de la glándula pineal en los peces, podría ser una de las explicaciones de la visión del tercer ojo que se describe en la antigüedad, sin embargo, la ciencia no se pone de acuerdo en aclarar este punto.

La glándula pineal se destaca también por ser la zona más irrigada de sangre del cuerpo humano, a parte del riñón y la melatonina se secreta directamente en la circulación de sangre periférica, abarcando rápidamente todo el cuerpo.

La glándula pineal o epífisis, se encuentra ubicada en el cerebro, en el hipotálamo. Su tamaño es el de una nuez y su peso es de unos 150 miligramos.
fuente/lagranepoca.com/27079-busqueda-del-tercer-ojo-glandula-pineal

lunes, 3 de febrero de 2014

Las frecuencias cerebrales y los estados de conciencia que las caracterizan.

LAS ONDAS CEREBRALES REPRESENTAN UNA ESPECIE DE METÁFORA MATERIALIZADA ALREDEDOR DE DIFERENTES ESTADOS DE CONCIENCIA QUE EXPERIMENTA NUESTRA MENTE.


El autoconocimiento podría ser la más lúcida herramienta existencial a nuestra disposición. El famoso adagio de Sócrates, “Conócete a ti mismo”, bien podría sintetizar la respuesta a cualquier pregunta posible que surja a lo largo de nuestras vidas. Es por eso que entre más familiarizado estás contigo mismo, y con lo que sucede en tu interior dentro de los incontables planos que te conforman, probablemente estarás más cerca de alcanzar tu fin ‘máximo’ –generalmente asociado a la felicidad, la plenitud, o la paz interior. Y en este sentido, si aún no lo has hecho, tal vez sea buen momento de encontrarte con las frecuencias que oscilan en tu cerebro.

Las frecuencias cerebrales se refieren a los patrones de oscilaciones neurales que se registran dentro del sistema nervioso central. Las variaciones dentro de estos patrones, que se miden en Hertz de acuerdo a los ciclos que completan por segundo, evidencian distintos niveles de intensidad, que corresponden a diferentes estados de conciencia y por lo tanto pueden indicar el grado de alerta, atención, estrés, etc de una persona. Estas frecuencias básicamente se dividen en cuatro grupos. A continuación una breve descripción de cada una.

Beta (12-30Hz)

Es la frecuencia más común en el cerebro de un adulto promedio mientras está despierto. Manifiesta un estado de alerta, de sensorialidad aguda, y revela procesos mentales asociados al razonamiento. Si bien el estado beta es indispensable para funcionar cotidianamente, lo cierto es que cuando los niveles se mantienen en la región más alta del espectro, entonces producen estrés, ansiedad.

Alpha (7.5-12Hz)

Las frecuencias alpha florecen dentro de estados de relajación profunda, incluidos ciertos momentos en los que ‘soñamos despiertos’ y ciertos parajes mentales a los que accedemos a través de la meditación. Este estado facilita procesos como la imaginación, la concentración, el aprendizaje y la visualización. Además, aquí se gestan condiciones ideales para reporgramar nuestra mente, por ejemplo sanando ciertos miedos o experiencias dolorosas, o preparándonos para una misión complicada. Aparentemente el estado alpha es la frontera entre el consiente y el subconsciente.


Theta (4-7.5Hz)

Se refiere a ese estado en el que tu mente se encuentra entre el sueño profundo y la atención despierta –también conocido como duermevela. Se puede alcanzar por medio de prácticas de meditación profunda o en ocasiones se accede a él inesperadamente, justo antes de caer dormidos pero cuando ya notamos que nuestra mente se rige por otros ritmos y otras leyes. También caracteriza los momentos de sueño ligero, incluido cuando estamos en la etapa REM, y se considera un estado propicio para experimentar sensaciones místicas, imágenes mentales de notable riqueza y para desarrollar la intuición.

Delta (0.5-4Hz)

Cuando nuestro cerebro se sintoniza con estas frecuencias, quiere decir que nos encontramos sumergidos en las profundidades del inconsciente –allá a donde ni siquiera los sueños llegan. Al parecer también puede accederse a este estado por medio de prácticas avanzadas de meditación en las que el estado de alerta y la conciencia del entorno se diluyen para dejar paso a un estado de omnipresencia o, mejor dicho, unidad absoluta. Se le relaciona a la regeneración de la energía vital, por lo cual se considera como el estado ideal para sanar y recuperar funciones perdidas o entorpecidas.

Conociendo las frecuencias

Esta breve introducción debiera ser suficiente para incluir en tu mapa referencial la existencia de las cuatro frecuencias y, mediante un poco de auto-observación, detectar en frecuencia te encuentras en momentos determinados de tu día. Una vez que logras familiarizarte con ellas, tal vez sea buena idea para propiciarlas a voluntad. Para esto existen distintas técnicas de meditación, así como dispositivos conocidos popularmente como ‘máquinas de la mente’ que a través de estímulos visuales, por ejemplo luces, o sonoros, como los beats binaurales, pueden facilitar la inducción de un determinado estado. Próximamente compartiremos una selección de estos recursos para manipular nuestras frecuencias cerebrales, mientras tanto lo más apropiado sería jugar con nuestras respectivas mentes.

( fuente/ Pijamasurf)

jueves, 30 de enero de 2014

Todos tenemos al menos tres ojos, uno dentro de la cabeza.

“Por LaGranEpoca.com”

Los científicos todavía están aprendiendo sobre el cuerpo pineal, conocido tanto en el espiritualismo oriental y en la filosofía occidental como el asiento de la conciencia humana.

 Una mujer se hace un masaje, estimulando un chacra
Una mujer se hace un masaje, estimulando un chacra que desde hace mucho tiempo las filosofías orientales creen que tiene un gran poder espiritual y que además esta relacionado con la glándula pineal en el cerebro. (Shutterstock*)

La glándula pineal en el cerebro humano tiene la estructura de un ojo, cuenta con células que actúan como receptores de luz, como lo hace la retina; una estructura comparable a la de un vítreo, sustancia de tipo gel entre la retina y el cristalino del ojo, además tiene una estructura similar a una lente.

Los científicos todavía están aprendiendo mucho sobre el cuerpo pineal, conocido tanto en el espiritualismo oriental y la filosofía occidental como el asiento de la conciencia humana. Creencias orientales también sostienen que, en otros planos de existencia, los ojos pueden verse por todas partes del cuerpo, mientras que la ciencia occidental está lentamente llegando a entender el cuerpo pineal como un tercer ojo.

Durante muchos años, los científicos reconocieron las similitudes entre la glándula pineal y los ojos. En 1919, Frederick Tilney y Luther Fiske Warren escribieron que las similitudes mencionadas anteriormente demuestran que la glándula pineal se formó para ser sensible a la luz y, posiblemente, tener otras capacidades visuales.

Más recientemente, en 1995, el Dr. Cheryl Craft, director del departamento de biología celular y neurobiología en la Universidad del Sur de California, escribió acerca de lo que llama el "ojo de la mente".

"Debajo de la piel en el cráneo de un lagarto se encuentra un ‘tercer ojo’ sensible a la luz, que es el equivalente de ... la glándula pineal, revestida del hueso y secretora de hormonas en el cerebro humano. La glándula pineal humana niega el acceso a la luz directa, pero al igual que el 'tercer ojo' de la lagartija, muestra una mayor liberación de su hormona, la melatonina, durante la noche. La glándula pineal es el "ojo de la mente", escribió.

Un haz de fibras nerviosas lo conecta a la comisura posterior, otra parte del cerebro que todavía no se entiende bien.

En la década de 1950, los investigadores descubrieron la capacidad del cuerpo pineal para detectar la luz y para producir la melatonina según la cantidad de luz que detecta, de esta manera, se controlan esencialmente ritmos importantes en el cuerpo, además de que afecta a los sistemas de reproducción e inmunológicos. El cuerpo pineal se pensaba que era inoperante, pero este descubrimiento mostró que en realidad tiene una función importante.

En mayo de 2013, se hizo otro descubrimiento que podría cambiar la forma en que el cuerpo pineal se especifica.

Se encontró que el cuerpo pineal de una rata produce N, N-Dimethyltryptamine (DMT), el cual tiene una amplia presencia en los seres orgánicos y que todavía no se comprende bien. Algunas personas ingieren DMT para inducir experiencias psicodélicas a menudo caracterizadas como intensamente espirituales.

Dr. Rick Strassman realizó una investigación clínica aprobada por el gobierno de EE.UU. en la Universidad de Nuevo México en la década de 1990, inyectando a voluntarios humanos con DMT, él llama al DMT la "molécula del espíritu".

El estudio que confirmó la presencia de DMT en la glándula pineal de la rata se llevó a cabo en la Universidad de Michigan por el Dr. Jimo Borjigin y en la Universidad Estatal de Luisiana por el Dr. Steven Barker. Esto fue parcialmente financiado por la Fundación de Investigación de Cottonwood, encabezada por el Dr. Strassman y que apoya la investigación científica sobre la naturaleza de la conciencia. Fue publicado en la revista Biomedical cromatografía.

(*Foto via Shutterstock)

fuente/ http://www.lagranepoca.com/30715-todos-tenemos-al-menos-tres-ojos-uno-dentro-cabeza

viernes, 29 de noviembre de 2013

Entrando en una nueva dimensión.



Una dimensión es la amplitud determinada de frecuencias vibratorias, que producen en la materia un diseño particular de patrones biológicos. Cambia la frecuencia, y el cuerpo muta en forma correspondiente.

¿Es eso lo que está ocurriendo entonces con la vida en la Tierra, considerando que estamos siendo bombardeados por energías de altísima frecuencia, procedentes de este Universo Exterior?

Observemos algunos efectos inmediatos…

¿Has notado como el tiempo se acelera cada día más? Ciertamente, parece transcurrir más rápido porque nuestras células han acelerado su pulso, para adaptarse al incremento del pulso de la Tierra (frecuencia Schumann). Y de la velocidad de ese pulso depende nuestra percepción del tiempo.

El tiempo se ha estado acelerando y continuará haciéndolo en la medida en que nos aproximemos al momento crítico del cambio dimensional.

La llamada resonancia Schumann, o pulso de la Tierra, antes era una constante de 7.8 hertzios, ahora ha subido a 12, y tendrá todavía que elevarse a 13 hertzios. Cuando alcance ese punto, llegará el umbral donde nos estabilizaremos en una octava superior de frecuencia, y se iniciará para nosotros otra etapa de la creación, en una realidad diferente.

Créelo, o no, ahora vives la transición, entre el tiempo lineal que bien conoces, y el infinito del eterno “ahora”.

¿Qué nos ocurre físicamente, cuando se elevan las frecuencias de luz que recibimos?

Un ser vivo recibe esta energía como nueva información, que molecularmente se codifica en el ADN y lo transforma. El primer paso del cambio es hacia el caos, porque el modelo anterior debe disolverse, antes de que se pueda manifestar lo nuevo. En el siguiente paso los patrones se reorganizan en un orden más complejo, produciendo organismos más perfectos.

Si tú eres de aquellos preocupados porque tu energía opera con muchos altibajos, a veces precipitándote en un estado de intensa fatiga; y además oscilas emocionalmente entre la depresión y la euforia.

¡No, no eres un psicópata bipolar!

Simplemente todo tu cuerpo está tratando de afinarse a las nuevas frecuencias de luz. Igual que cuando vas a captar una emisora de radio, tienes que mover hacia adelante y hacia atrás la sintonía hasta captar el punto exacto, así, ahora, oscilas de un estado a otro, hasta lograr un equilibrio.

Ese mismo proceso, físico y emocional, vuelve y fluctúa cada vez que la frecuencia del planeta se eleva un grado más.

Muchas personas, jóvenes y viejas, están presentando fallas de memoria. Esto se debe a la caída acelerada del campo magnético de la Tierra, que produce ese efecto, porque el magnetismo es como el adherente que atrapa los recuerdos. Para poder asimilar lo nuevo, el disco duro de nuestro computador interno necesita ser apagado y luego encendido nuevamente.

El nacimiento del hombre nuevo se dará en el momento en que el campo magnético de la Tierra alcance el punto 0. Solo en esa circunstancia se hace posible completar la reconfiguración de todos nuestros patrones genéticos, y hacerlos aptos para la vida en una dimensión más elevada.

La remodelación del ADN produce oleadas de fatiga y dolor.

Hay un período agudo, cuando las frecuencias más altas impactan nuestro cuerpo, seguido de un tiempo más suave de asimilación. Durante el ciclo agudo hay necesidad de dormir y descansar más. Hay que advertir que todos estos síntomas son temporales, durarán mientras la Tierra completa su trabajo de parto, y con ella pasaremos por un nuevo nacimiento a una dimensión inmediata superior.

Felicitaciones, eso significa que ya estás activando tu cuerpo de Luz.

Pedro J. Avila R.

viernes, 31 de mayo de 2013

Despertar el Tercer Ojo.


Mucho se habla en los últimos años sobre el despertar del tercer ojo, existen técnicas de meditación como las tecnicas de mirar de Osho, así como otras técnicas y ejercicios. En esta oportunidad no hablaremos sobre una técnica o meditación en particular sino sobre el ejercicio diario de correr el velo de la ilusión y ver la realidad tal cual es. El tercer ojo ve lo que los ojos físicos no están queriendo ver, es decir ve más allá de la visión.

Tercer ojo Chakra 6: Ajna

El tercer ojo se ubica en el entrecejo y es uno de los 7 chakras principales, el chakra 6 llamado Ajna. Relacionado con la intuición, la mente, la imaginación y la clarividencia. Su verdad sagrada es “Busca solamente la Verdad”, si tenemos este chakra o centro de energía bloqueado es posible que no veamos la verdad y realidad tal cual es ante nuestros ojos.

Todos los chakras pueden trabajarse para equilibrarlos y que fluya la energía sin trabas y sin bloqueos, aunque también hay que tener presente que tener este chakra con un excelente funcionamiento no garantiza que “veamos” ya que existen otros factores que impiden una visión total: las expectativas, los condicionamientos, los miedos, etc. Forman parte del velo de la ilusión o maya.

Maya, el velo de la ilusión

Los Hindúes llaman maya que significa ilusión cuando se cae en la ilusión que solo somos este cuerpo físico, para el hinduismo la esencia es el alma espiritual, imperecedera e inmutable la cual posee todo el conocimiento, la sabiduría y el amor puro.

En cuanto al poder de la visión del tercer ojo, para la filosofía hindú, podemos ver a través del tercer ojo o Ajna con los ojos del alma. La cuestión es ejercitar este chakra (en lo posible todos para ayudarnos a estar con las energías alineadas) para ver la verdad tal cual es sin que se interponga la mente con sus enredos, expectativas, miedos y demás que dificultan la visión real, la realidad tal cual es.

Ejercitando el Tercer Ojo
El ejercicio más provechoso para desbloquear el tercer ojo es la verdad sagrada del chakra “busco solamente la verdad”. La meditación, el reiki, las técnicas de mirar y otros ejercicios nos ayudaran muchísimo a desbloquear el tercer ojo pero si al momento de ver la realidad tal cual es hacemos la vista gorda para evitar que tal situación no nos lastime entonces nosotros mimos estaremos bloqueando contastemente la visión. Todos tenemos el poder de la visión a través del 6to chakra Ajna, solo tenemos que activar la energía para que fluya el chakra.

¿Qué tipo de visión se obtiene?

La visión del tercer ojo puede manifestarse de diferentes maneras. Se cree que esta visión nos mostrara personas, lugares, etc. Pero no siempre es así. La visión se manifiesta de acuerdo a cada persona, cuan desarrollado este este chakra y demás pero no esperen Ver al igual que ven una película. A veces la visión hará que “escuchemos”, otras que veamos “muy claramente”, otras en ciertos sueños.

Si queremos VER Vemos, el cómo se manifestara ya es otro tema el cual no podemos manejar, lo que si podemos hacer es ejercitar a diario y en cada situación que queramos ver “busco solamente la verdad”, o “que la verdad se manifieste ante mis ojos”, ambos son mantras muy poderosos solo hay que ponerlos en práctica. Al principio sirven de mucha ayuda, luego ya no se necesita la ayuda del mantra, fluye.

¿Nos puede Beneficiar Ver a través del tercer ojo?
En lo personal creo que siempre nos ayuda, independientemente de estar de acuerdo o no con lo que estemos viendo, si nos conviene o no lo que vemos, si nos lastima o no lo que vemos, pero siempre será más auspicioso ver la verdad tal cual es. ¿Por qué? Porque la mente ya tiene bastante confusión, enredos, expectativas, proyecciones, lo cual todo junto forman el velo de la ilusión que no nos permite ver la realidad.

Solo viendo la realidad tal cual es podremos hacer lo que este dentro de nuestras posibilidades para poder aceptarla y transformarla si es lo que estamos buscando, ya sea en nosotros mismos, en una situación, en nuestra vida, en lo que sea.

Nuestra consciencia, alma, corazón, el interior, como sea que quieran llamarlo, se comunica, nos habla, nos muestra el camino, solo que a veces le cerramos la puerta y la mente siempre dispuesta nos suele jugar con los tan conocidos “autoengaños” y así seguimos engañándonos.

Conclusión

El poder está dentro de ti. El poder de la visión lo tenemos todos. Si quieren ver la verdad tal cual es abran los ojos sin miedo. Ejerciten el tercer ojo y ayúdense con lo que más les atraiga, ya sea meditar, ejercitar la respiración que siempre es bueno y nos ayuda para todo, reequilibrar los chakras y, también muy importante ser lo más objetivos posibles. Ver la situación como si le estuviera sucediendo a otra persona, correr un paso al costado para no estar involucrados y ver objetivamente. Respirar profundamente, conectarnos con nuestra esencia y pedir “busco solamente la verdad”.

Esperamos que esta info les sirva de ayuda para ampliar el poder de la visión a través del tercer ojo y no olviden que como todo, es práctica y constancia, si lo ejercitan estarán viendo mucho antes de lo que se imaginan.

fuente//www.kuartadimension.com/despertando-el-tercer-ojo/

martes, 12 de marzo de 2013

­ ­ ­ ­ Telediario Un científico español lidera el proyecto para crear un mapa del cerebro humano.

Crear un mapa del cerebro humano para poder curar enfermedades mentales. Este es el proyecto que va a poner en marcha EE.UU. y que lidera el científico español Rafael Yuste. Se trata de uno de los retos más ambiciosos para el mundo de la ciencia porque el cerebro sigue siendo el órgano humano más complejo y desconocido.



jueves, 7 de marzo de 2013

Se conoce sólo el 25% del funcionamiento del cerebro.

Se conoce sólo el 25% del funcionamiento del cerebro


Según Torsten N. Wiesel, premio Nobel de Fisiología en 1981, los científicos conocen aproximadamente el 25 por ciento del funcionamiento del cerebro. Sin embargo, la cifra es una estimación, pues "no se sabe aún dónde está el final por descubrir". 

A mediados del siglo diecinueve (XIX) es cuando se empieza a estudiar el cerebro y a conocer sus funciones.

lunes, 18 de febrero de 2013

En búsqueda del tercer ojo de la glándula pineal.

Descrito por orientales como una capacidad que permite ver sin el uso de la vista normal y que solo poseían personas muy dotadas de un profundo y prolongado estudio.

Glándula pineal en el cerebro humano. (Living Art Enterprises/Getty Images)
Glándula pineal en el cerebro humano. (Living Art Enterprises/Getty Images)

Uno de los mitos que heredamos de culturas ancestrales orientales es la existencia del tercer ojo, poco descrito en la medicina occidental, pero revelado de distintas maneras por los fisiólogos.

Según los orientales, el tercer ojo ubicado en la glándula pineal permite ver a las personas sin el uso de la vista normal. Esta era descrita como una capacidad que solo poseían personas muy dotadas de un profundo y prolongado estudio y señalado con fines de salud.

En los libros clásicos de Medicina Antigua China, los profesionales necesitaban de esta capacidad para detectar y observar las enfermedades que aquejaban al enfermo en el interior del cuerpo.

Hoy los fisiólogos reconocen que hay un complejo pineal con una fotorrecepción directa de la luz en algunas especies. Lo describen de diferentes maneras, pero no se explica cómo el ser humano pudo ver con este sistema.

La fisiología de los peces, reptiles, y de otros grupos zoológicos inferiores, demuestra que en el interior de la glándula pineal existen células fotoreceptoras semejantes a las células fotoreceptoras de la retina y que actúan directamente al estímulo que proviene del exterior.

“Presentan una capacidad fotoreceptiva directa”, destaca el libro de fisiología. En ellos los fotones van directo al nervio pineal.

De alguna manera estos peces “ven” directamente pero esta característica se va perdiendo en las aves y en animales superiores, pero en los mamíferos hay otras células importantes relacionadas.

En los peces estas células fotoreceptoras reaccionan directamente con ausencia de luz y producen además la melatonina, elevando la concentración de melanóforos, lo que les permitiría tener una aclaración visual, señalan los fisiólogos.

Los científicos describen que la melatonina en los mamíferos está relacionada con el ciclo circadiano, que influye en estar despierto y el sueño y se discuten además numerosas funciones como: acción antioxidante, inmunoestimulante, antineoplásica, antiovulatoria, antienvejecimiento.

En el ser humano se observa en la glándula pineal la presencia de las células pinealocitos, que serían las equivalentes a los fotorreceptores, según tratados de fisiología.

Lo que se asevera es que estos pinealocitos detectan las oscilaciones de la luz y secretan la hormona melatonina.

Estos pinealocitos recibirían impulsos directos o a través de un complejo circuito neural que viene desde la retina.

La vista normal con los ojos sigue numerosos pasos antes de llegar a los pinealocitos. Desde la retina parten los axones de las células nerviosas retinales y de ahí se dirigen al hipotálamo. Por aquí pasa la señal procesada de la imagen. Esta señal se dirige hacia un núcleo del hipotálamo.

Desde el hipotálamo se va hacia una vía multisimpática que hace escala en un ventrículo del hipotálamo y a parte a la columna de la médula espinal toráxica.

Desde acá salen células nerviosas al ganglio cervical superior, y finalmente las fibras llegan a la Glándula Pineal. Se contactan con los pinealocitos en una relación similar a la sináptica.

Si los pinealocitos son equivalentes a los fotorreceptores de la glándula pineal en los peces, podría ser una de las explicaciones de la visión del tercer ojo que se describe en la antigüedad, sin embargo, la ciencia no se pone de acuerdo en aclarar este punto.

La glándula pineal se destaca también por ser la zona más irrigada de sangre del cuerpo humano, a parte del riñón y la melatonina se secreta directamente en la circulación de sangre periférica, abarcando rápidamente todo el cuerpo.

La glándula pineal o epífisis, se encuentra ubicada en el cerebro, en el hipotálamo. Su tamaño es el de una nuez y su peso es de unos 150 miligramos.


Artículo original de lagranepoca.com