Mostrando entradas con la etiqueta VITAMINA C. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta VITAMINA C. Mostrar todas las entradas

jueves, 16 de noviembre de 2017

Vitamina C: Lo que no sabías. Activa tus Defensas Inmunitarias

domingo, 23 de julio de 2017

Vitamina C: Lo que no sabías con Albert Ronald.

La vitamina C ea muy importante en diversas reacciones fisiológicas además de necesaria para la síntesis del colágeno y de los glóbulos rojos, y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario.

En la entrevista de Ferran Prat de Sabiens y el número uno a nivel mundial en Frutoterapia - Albert Ronald - como bioquímico especializado en el análisis de las frutas, verduras y variedades, nos dará información muy útil para tener una excelente Salud.

Recuerden la información que aquí se dará, pues quizás mañana mismo, tenga que ponerla en practica.

Feliz Vitamina C.



fuente/Sabiens

jueves, 5 de mayo de 2016

Una sustancia vitamínica frena el envejecimiento de los órganos.


Un estudio con ratones demuestra este efecto, aunque quizás pueda activar también las células patológicas


Investigadores de Suiza han demostrado con ratones que el ribósido nicotinamida, sustancia similar a la vitamina B3, frena el envejecimiento de los órganos y les ayuda a regenerarse. Sin embargo, es posible que impulse también a las células patológicas, por lo que los científicos señalan que hay que investigar más sobre sus efectos.


Mediantre la administración de ribósido nicotinamida -sustancia similar a la vitamina B3- a ratones de edad avanzada, investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) han restaurado la capacidad de sus órganos para regenerarse y así prolongar sus vidas. 

El ribósido nicotinamida (NR) es bastante sorprendente, señala la EPFL en una nota. Ya se ha demostrado en varios estudios que es eficaz impulsando el metabolismo. Y ahora un equipo de investigadores del Laboratorio de Fisiología de Sistemas Integrados (LISP), encabezado por Johan Auwerx, ha dado a conocer aún más secretos. 

Un artículo escrito por Hongbo Zhang, un estudiante de doctorado del equipo, se publica en la revista Science y describe los efectos positivos del NR sobre el funcionamiento de las células madre. Estos efectos sólo pueden ser descritos como restauradores

A medida que los ratones, al igual que todos los mamíferos, envejecen, la capacidad de regeneración de ciertos órganos (tales como el hígado y riñones) y los músculos (incluyendo el corazón) disminuye. Su capacidad para repararlos después de una lesión también se ve afectada. Esto conduce a muchos de los trastornos típicos del envejecimiento.

itocondrias 

Zhang quería entender cómo se deteriora el proceso de regeneración con la edad. Para ello, se asoció con colegas de la Escuela Politécnica Federal (ETH) de Zúrich, la Universidad de Zúrich, y universidades de Canadá y Brasil. Usando varios marcadores, fue capaz de identificar la cadena molecular que regula la forma de funcionar de la mitocondria -la "central de energía" de la célula- y la forma en que cambia con la edad. 

El papel que juegan las mitocondrias en el metabolismo ya se ha demostrado ampliamente, pero los científicos han sido "capaces de demostrar por primera vez que su capacidad de funcionar adecuadamente es importante para las células madre", explica Auwerx. 

En condiciones normales, estas células madre, en reacción a las señales enviadas por el cuerpo, regeneran los órganos dañados mediante la producción de nuevas células específicas. Por lo menos en los cuerpos jóvenes. "Hemos demostrado que la fatiga de las células madre era una de las principales causas de la mala regeneración o incluso la degeneración de ciertos tejidos u órganos", dice Zhang. 

Por esta razón, los investigadores querían "revitalizar" las células madre de los músculos de ratones de edad avanzada. Y lo hicieron, precisamente, centrándose en las moléculas que ayudan a las mitocondrias a funcionar correctamente. 

"Dimos ribósido nicotinamida a ratones de 2 años de edad, que es una edad avanzada para ellos", dice el investigador. "Esta sustancia, que es parecida a la vitamina B3, es un precursor de NAD +, una molécula que juega un papel clave en la actividad mitocondrial. Y nuestros resultados son muy prometedores: la regeneración muscular es mucho mejor en los ratones que recibieron NR, y vivieron más tiempo que los ratones que no la recibieron". 

Medicina regenerativa 

Estudios paralelos han puesto de manifiesto un efecto comparable en las células madre del cerebro y la piel. "Este trabajo podría tener implicaciones muy importantes en el campo de la medicina regenerativa", dice Auwerx. "No estamos hablando de la introducción de sustancias extrañas en el cuerpo, sino de la restauración de la capacidad del cuerpo para repararse a sí mismo con un producto que se puede tomar con la comida". 

Este trabajo sobre el proceso de envejecimiento también tiene un gran potencial para el tratamiento de enfermedades que pueden afectar -y ser fatales- a los jóvenes, como la distrofia muscular (miopatía). 

Hasta el momento, no se han observado efectos secundarios negativos después del uso de NR, incluso en dosis altas. Pero la cautela sigue siendo la palabra clave en lo que se refiere a este elixir de la juventud: parece mejorar el funcionamiento de todas las células, entre las cuales podrían estara las patológicas. Se requieren más estudios en profundidad, según los científicos.

Referencia bibliográfica:

Hongbo Zhang, Dongryeol Ryu, Yibo Wu, Karim Gariani, Xu Wang, Peiling Luan, Davide D’amico, Eduardo R. Ropelle, Matthias P. Lutolf, Ruedi Aebersold, Kristina Schoonjans, Keir J. Menzies, Johan Auwerx: NAD repletion improves mitochondrial and stem cell function and enhances lifespan in miceScience (2016). DOI: 10.1126/science.aaf2693.

fuente del texto/ Tendencias21

martes, 24 de noviembre de 2015

Los Secretos de la Vitamina C

conspiracion vitamina C

La vitamina C es fundamental para la vida humana, sin embargo, parece que gran parte de las personas tienen una importante carencia de ella, e incluso las organizaciones internacionales para el cuidado de la salud, recomiendan dosis muy por debajo de la cantidad que deberíamos tomar, Bioquímicos de prestigio mundial como el fallecido a los 93 años de edad, Linus Carl Pauling afirman que incluso el mismo tomaba dosis cientos de veces por encima de esas recomendaciones. 

La deficiencia de vitamina C, está ligada a enfermedades del sistema circulatorio, ¿Por qué ya nadie receta vitamina C? quizás las empresas farmacéuticas prefieren vender sus caros productos químicos a recomendar una Vitamina C sobre la que no tienen patente… En el siguiente audio, correspondiente a la emisión del Programa Sabiens en la Cadena Pirenaica (Radio Valira de Andorra) y que tiene como director a Ferran Prat, hablamos de ello entre Jose Luis Camacho de Mundo Desconocido, Artur Homs y Jaime Verdu. Esperamos que os guste.



fuente/Mundo Desconocido.es

sábado, 20 de diciembre de 2014

El Milagro de la Vitamina C – UNA EXPERIENCIA REAL –.

La historia de Allan es alucinante, un neozelandés que salvo su vida cuando todos los médicos la daban por pérdida, ¿Cómo?, Gracias a la Vitamina C, en el siguiente videoprograma os explicamos detalladamente lo sucedido y como pese a las evidentes pruebas, la medicina oficial mantenía una inexplicable postura de escepticismo frente a la rotunda evidencia de los sucesos que en múltiples ocasiones fue negada por las más altas instancias médicas de aquel país.

Asimismo, os contaré mi pequeño “experimento” personal.



La vitamina C es una vitamina hidrosoluble sensible al calor. Químicamente hablando, se trata de ácido L-ascorbico y sus sales, los ascorbatos (los más comunes, que son ascorbatos de sodio y de calcio).

Acción

La vitamina C es un cofactor enzimático implicado en diversas reacciones fisiológicas (hidroxilación). Es necesaria para la síntesis del colágeno y de los glóbulos rojos, y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario. También juega un papel en el metabolismo del hierro, en la transformación de dopamina en noradrenalina y en la biosíntesis de carnitina. Bajo su forma oxidada, atraviesa la barrera hemato-encefálica para acceder al cerebro y a varios órganos. Muy frágil en solución, se destruye al contacto con el aire, por la luz o el calor. Se trata de un antioxidante, molécula capaz de contrarrestar la acción nociva de oxidantes como los radicales libres. Con este fin, también se emplea la forma R- del ácido ascórbico, la cual, al contrario que la forma L-, no presenta actividad vitamínica.

Ingesta recomendada

La ingesta diaria recomendada de vitamina C es de 75 mg para la mujer y 90 mg para el hombre. Otros primates que, como los humanos, no producen vitamina C, consumen entre 2000 y 8000 mg al día. Este hecho constituye la base para diversos replanteamientos sobre las cantidades recomendadas actuales, que algunos autores aumentan hasta los 110 mg diarios. Los fumadores necesitan mayor cantidad de vitamina C, porque la nicotina reduce la tasa de esta vitamina en el organismo. Una naranja aporta por término medio 53 mg de vitamina C (40 - 80 mg por 100 g).

Una aportación de menos de 10 mg al día puede provocar escorbuto.

Con dosis superiores a 500 mg al día se produce ácido oxálico, que puede provocar mayor riesgo de padecer cálculos renales de oxalato.

Ciertos autores consideran que las aportaciones nutritivas recomendadas deberían ser de por lo menos 200 mg, lo que corresponde a cerca de cinco frutas frescas al día. Los seguidores de la medicina ortomolecular, liderados por el premio Nobel Linus Pauling, recomiendan un consumo de entre 3000 mg y 18000 mg al día, y más en caso de enfermedad, basándose, por una parte, en lo que otros primates consumen y, por otra parte, en la cantidad que sintetizan los animales capaces de ello cuando sufren estrés. Tales dosis deben ser tomadas repartidas en muchas veces, debido a la capacidad limitada del organismo para absorberla. Un consumo demasiado rápido de vitamina C en forma de ácido da lugar a una diarrea ligera y benigna. Las dosis muy elevadas (más de 3 gramos por día) pueden ser administradas en forma de perfusión de ascorbato de sodio, pero podrían generar ciertos problemas carenciales anexos.

Hay medicamentos que pueden disminuir la vitamina C en el organismo, como por ejemplo la píldora anticonceptiva, ciertos antibióticos y el acido acetilsalicílico (Aspirina). También las operaciones, infecciones, cáncer, heridas graves, diabetes mellitus, enfermedades intestinales o estomacales, estrés permanente y consumo excesivo de alcohol.

Usos terapéuticos

Según varios terapeutas e investigadores que hacen uso de dosis farmacológicas de ascorbato, si esta molécula es administrada bajo una forma adecuada, por medio de técnicas apropiadas, en dosis suficientemente frecuentes, en conjunción con ciertos agentes y durante un período suficiente, puede prevenir y, a menudo, curar, un gran número de enfermedades, corrientes o raras, mortales o no, particularmente la gripe y las enfermedades coronarias. Sin embargo, se ha demostrado que es errónea la creencia popular de que la vitamina C evita el resfriado, aunque sí puede acortar ligeramente su duración.

Se utiliza también como desintoxicante de algunos medicamentos y drogas, y tiene la capacidad de evitar la formación de nitritos y aminas cancerosos por su poder antioxidante. Recientemente se emplea en la prevención y tratamiento de la enfermedad del viajero (cinetosis).

Apoyo al sistema inmunitario

El ácido ascórbico apoya el sistema inmune (los glóbulos sanguíneos blancos). La vitamina C fortalece no sólo las células inmunes (linfocitos y macrófagos) sino también la concentración de inmunoglobulinas en el suero sanguíneo.

Regulación del colesterol

Un estudio que data de 1986 indica que la vitamina C podría tener un papel importante en la regulación de la síntesis del colesterol.

Vitamina C y plomo

En 1939, 34 trabajadores que habían absorbido plomo fueron tratados con vitamina C. Recientemente, un estudio sobre animales mostró que la vitamina C tenía un efecto protector contra la intoxicación por plomo sobre la función nerviosa y muscular. Entre fumadores, la administración de 1000 mg de vitamina C permitió una reducción media del 81% de las concentraciones sanguíneas de plomo, mientras que 200 mg quedaron sin efecto. Los autores concluyeron que un suplemento de vitamina C podría representar un modo económico y práctico de hacer bajar las concentraciones de plomo en la sangre.

Autismo

Un suplemento de vitamina C reduce la gravedad de los síntomas en niños que sufren autismo.

Traumatología

La aparición del síndrome de desfallecimiento multivisceral, que para los traumatólogos es uno de los principales signos anunciantes de defunción, aparece menos a menudo entre los pacientes que reciben vitamina C. Esta vitamina reduce también la duración de la estancia en cuidados intensivos.

Fertilidad

Entre hombres infecundos, se demostró que un suplemento de vitamina C mejoraba la cualidad del esperma (morfología y movilidad de los espermatozoides) y aumentaba el número de espermatozoides.

Enfermedades y disfunciones inmunitarias relacionadas con la edad

Las enfermedades relacionadas con la edad y las disfunciones inmunitarias asociadas podrían ser menores con la ingesta de suplementos de vitamina C.

Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA): estudios preliminares

Una de las enfermedades cuyo tratamiento eventual con dosis farmacológicas de ascorbato es más controvertido es el SIDA. La controversia dura desde hace más de 16 años, desde la publicación de un estudio que mostraba que el ascorbato, en dosis no tóxicas para el hombre, frenaba la replicación del VIH. Otros estudios apuntalaron estos resultados, pero no se ha realizado ningún estudio clínico de envergadura.

Intoxicación por amanitas

La vitamina C, inyectada precozmente por vía intravenosa, forma parte del tratamiento de la intoxicación por ingesta de amanitas (setas venenosas).

Vitamina C y cáncer

Algunos estudios muestran una relación entre los niveles bajos de vitamina C en el plasma y un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Tolerancia intestinal

La tolerancia intestinal designa la cantidad de vitamina C que puede ser absorbida por el intestino en un tiempo dado. Cuando esta cantidad es excesiva, la vitamina C no absorbida se elimina. Durante su trayecto, atrae agua en el intestino, lo que produce una diarrea pasajera. Esta es una de las razones por las cuales no podemos intoxicarnos con vitamina C.

Es importante señalar que las cantidades producidas por los animales varían en función de su estado de estrés y salud. Un animal estresado o enfermo puede producir varias decenas de gramos de vitamina C al día. Puede hacerse un paralelismo entre esta producción variable de ascorbato entre los animales y la variabilidad de la tolerancia intestinal en el ser humano. Cuando un humano está enfermo o estresado, su tolerancia intestinal a la vitamina C aumenta, lo que le permite absorber más vitamina C que en su estado normal. La variabilidad de la tolerancia intestinal sugiere una mayor necesidad de vitamina C en el organismo en períodos de estrés o enfermedades.

Historia

* En el siglo V a. C., Aristóteles ya conocía los síntomas del escorbuto.
* En 1227, Gilbertus de Aguila recomienda a los marineros embarcar depósitos de frutas y verduras frescas para prevenir el escorbuto.
* En el siglo XVIII se descubre que el consumo de limones previene el escorbuto. James Lind, un médico escocés, llevó a cabo el que se considera como primer ensayo clínico. Dividió a 12 marineros con escorbuto en seis grupos de dos, y administró a cada grupo una sustancia diferente, proporcionando el resto de la alimentación idéntica a ambos de grupos. Estas sustancias diferentes eran: sidra, ácido sulfúrico, vinagre, una cocción de hierbas y especias, agua de mar, y naranjas y limones. Sólo el último grupo curó rápidamente del escorbuto.
* En 1928, Albert Szent-Gyorgyi aisló la vitamina C.
* En 1934, fue sintetizada por Walter Norman Haworth.

Producción

La producción mundial anual de ácido L-ascórbico es de 80000 toneladas, de las que un 50% se utilizan en las industrias farmacéuticas y parafarmaceúticas, un 25% en la industria agroalimentaria como conservante (E300, E301, E302), un 15% en la fabricación de bebidas, y el resto para nutrición de animales.

En los vegetales, la síntesis de vitamina C se efectúa en todas las células de la planta. Los cítricos son excepcionalmente ricos en vitamina C.

Entre los animales que son capaces de sintetizarla, la síntesis se efectúa mayoritariamente en el hígado, y aunque las demás células también tienen la capacidad de hacerlo, es sin embargo muy limitada.

Alimentos ricos en vitamina C

En los alimentos, la vitamina C está presente sobre todo en la fruta, la verdura y el té verde. Sin embargo, su contenido disminuye al hervir, secar o remojar los alimentos. Cítricos como las naranjas, limones y uvas contienen mucha vitamina C en su estado maduro directamente después de la cosecha. La col verde tiene el mayor contenido de vitamina C de todos los tipos de col (105-120 mg por cada 100 g de sustancia consumible). Cuando se cocina la col, las moléculas se descomponen en L-ascórbico e indol, de manera que contiene más vitamina C que en su estado crudo. Sin embargo, la vitamina se destruye en parte si se hierve el alimento demasiado tiempo. Las mayores concentraciones de vitamina C naturales se han encontrado en el Camu-Camu y en la acerola.

Muchos tipos de verdura contienen ascorbato-oxidasa, una enzima que rompe la vitamina. Esto puede conducir a pérdidas de vitamina C considerables.

Los contenidos indicados a continuación son valores medios que pueden variar notablemente según las variedades de las frutas y verduras.

Alimento y contenido de vitamina C en miligramos por cada 100 gramos

* Camu-Camu: 2000 mg
* Acerola (una pequeña cereza de México): 1000-2000 mg
* Escaramujo: 1250 mg
* Rosa canina o cinorrodon 750-1600 mg
* Espino cerval de mar (bayas marítimas): 750 mg
* Amla o "grosella india": 720 mg
* Guayaba: 243 mg
* Grosella negra: 200 mg
* Perejil: 170 mg
* Col verde: 105-150 mg
* Nabo: 139 mg
* Rumex: 124 mg
* Pimiento rojo, estragón, col verde: 120 mg
* Brécol: 90-115 mg
* Hinojo, guindilla: 100 mg
* Capudre (serbal de cazadores): 98 mg
* Kiwi: 80 mg
* Col de Bruselas o lombarda: 90-150 mg
* Limón: 65 mg
* Fresa, naranja, coliflor, berro, perifollo: 60 mg
* Espinaca, canónigo: 50 mg
* Col roja: 50 mg
* Repollo: 45 mg
* Cereza: 10 mg
* Patata: 15 mg
* Arándano: 22 mg
* Ananas: 20 mg
* Chucrut: 20 mg
* Aguacate: 13 mg
* Manzana: 12 mg
* Plátano: 10-12 mg
* Melocotón: 10 mg
* Pera: 5 mg

Las indicaciones sirven sólo como orientación. Los valores reales dependen mucho de los variables siguientes: tipo de planta, estado de tierra, clima, permanencia en el campo desde la cosecha, condiciones del campo y preparación.

Por eso, la fruta y la verdura deben ser recientes (o después de una congelación adecuada) y con piel, dado que una gran parte de la vitamina C se encuentra en la piel o directamente debajo.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Kiwi. El Mejor amigo de la Vitamina C

Toda la vitamina C que necesitas diariamente en un sólo Kiwi.

Parece increible pero en 100 gramos del Kiwi tipo Zespri SunGold hay 161,3 mg de vitamina C, cifra que duplica la cantidad diaria recomendada (CDR). Así, tomando un solo Zespri SunGold al día nuestro organismo consigue toda la vitamina C que necesita para su correcto funcionamiento.

Os dejamos este vídeo donde se explica la alta cantidad de Vitamina C del Zespri SunGold, que llega a triplicar la cantidad de vitamina C que tiene la naranja.



El tomar la cantidad necesaria de Vitamina C es beneficioso principalmente por estas cuestiones:

  1. Ayuda a reforzar el sistema inmunitario, jugando un papel muy importante en la prevención de enfermedades.
  2. Mejora el estado de ánimo y da un aporte extra de vitalidad.
  3. Tiene efectos beneficiosos a nivel físico y mental, ayudando a evitar el daño cerebral y retrasando el envejecimiento prematuro.
  4. Mantiene la piel en buen estado, al favorecer la formación de colágeno y proteger de la incidencia de los rayos del sol.



viernes, 29 de agosto de 2014

El secreto de la VITAMINA C. Abre los ojos a tu salud consciente. Lee, entiende y sánate.

La Vitamina C


VitaminaLa vitamina C o ácido ascórbico fue descubierta formalmente en 1912 por los noruegos A. Hoist y T. Froelich; cierra el grupo de las vitaminas hidrosolubles junto con las B y de gran importancia para el normal crecimiento y desarrollo de nuestro organismo. 

La identificación de su necesidad se remonta a 1747 cuando el cirujano naval escocés James Lind detectara que los cítricos combatían el escorbuto. Es soluble en agua y extremadamente sensible a la acción de la luz, el oxígeno y el calor. Protege de la oxidación a la vitamina A y vitamina E como así también, a algunos compuestos del complejo B (tiamina, riboflavina, acido fólico y acido pantoténico). Se absorbe en el intestino pasando de forma rápida a la corriente sanguínea. Los niveles máximos en el organismo se alcanzan a las dos o tres horas siguientes a su ingestión, siendo posteriormente eliminada por la orina a las cuatro o seis horas. 

El ácido ascórbico es el complemento más común en los Estados Unidos. El 20% de la población que ingiere suplementos vitamínicos, la mitad toma 1gr o más de vitamina C al día. Todos los seres humanos padecen un déficit de ácido ascórbico, o alguna modalidad de escorbuto subclínico, ya que el organismo humano no produce esta vitamina ni la almacena, por lo tanto, la ingestión suplementaria de vitamina C es imprescindible ya que mejora casi cualquier función orgánica, siendo un cofactor de varias reacciones enzimáticas vitales y, entre otras cosas, nos protege contra la oxidación. Se recomienda para tratar una gran variedad de enfermedades, incluso el cáncer y una gran variedad de infecciones víricas. Cualquiera de nosotros precisa el ácido ascórbico y la cantidad necesaria se incrementa rápidamente cuando existe estrés o cualquier patología. Se ha descubierto que cuanto más grave sea la situación, más necesidad hay de vitamina C.

Funciones que desempeña. Estas son algunas de sus funciones:

Resulta indispensable para la síntesis y el mantenimiento de las funciones de los tejidos de soporte (tejido conjuntivo, huesos, cartílagos, dentina).

El aporte suficiente de vitamina C acelera el proceso de curación de las heridas y fracturas óseas.

Ayuda a prevenir o mejorar afecciones de la piel como eccemas o psoriasis.

La vitamina C puede considerarse un activador-regulador del metabolismo celular en el sentido más amplio, así como un estimulante de los mecanismos de defensa del organismo.

Es esencial para la síntesis o producción de hormonas y neurotransmisores.

Sus funciones principales se hallan relacionadas con su acción como agente antioxidante, e interviene en un gran número de reacciones de oxidorreducción, como, por ejemplo, la reducción de Hierro o el Ácido fólico y la oxidación de aminoácidos aromáticos.

Ayuda a la absorción del hierro no hémico en el organismo.

Conocida desde hace tiempo por su capacidad de prevenir el escorbuto cuando se toma en dosis de 50 mg diarios.

Ayuda a fabricar hormonas adrenocorticales, polisacáridos y colágeno.

Combate el estrés emocional y medioambiental.

Protege el sistema circulatorio de los sedimentos grasos.

Disminuye los niveles de tensión arterial.

Ayuda a combatir las enfermedades víricas y bacterianas.

Puede ayudar a evitar la formación de agentes cancerígenos como las nitrosaminas.

Ayuda a disminuir el colesterol.

Ayuda a reducir los niveles de histamina mejorando con ello la sintomatología alérgica.

Ayuda en la desintoxicación del Cadmio, el Mercurio, el Plomo y el DDT.

Puede ayudar a mejorar la respuesta del sistema inmunitario. Su capacidad antioxidante hace que esta vitamina elimine sustancias toxicas del organismo, como por ejemplo los nitritos y nitratos presentes en productos cárnicos preparados y embutidos. Los nitratos y nitritos aumentan la probabilidad de desarrollar cáncer.

Puede ayudar en los tratamientos de la artritis y del reuma.

Tabaquismo. El consumo de tabaco causa en el organismo una mayor necesidad de vitamina C.

Mejora la calidad de los espermatozoides en los hombres adictos al tabaco.
Puede ayudar a las personas que padecen Parkinson.

Mejora la visión y ejerce función preventiva ante la aparición de cataratas o glaucoma.

Reduce las complicaciones derivadas de la diabetes tipo II.

Aumenta la producción de estrógenos durante la menopausia, en muchas ocasiones esta vitamina es utilizada para reducir o aliviar los síntomas de sofocos y demás.

Mejora el estreñimiento por sus propiedades laxantes.
.
Su déficit puede provocar.

Estas son algunas de los problemas que puede ocasionar la falta de la vitamina C.
Debilidad del sistema inmune.
Retraso en la cicatrización de las heridas.
Mayor agresividad en los síntomas alérgicos.
Mayor facilidad para contraer infecciones.
Malas digestiones.
Dificultades respiratorias. Asma.
Escorbuto. Esto es en deficiencias muy graves de dicha vitamina.
Encías sangrantes.
Inflamación de las articulaciones.
Fatiga.
Alteraciones en la piel.
Debilidad.
Mala calidad en los espermatozoides de los hombres adictos al tabaco.
Sangrado nasal (epistaxis).
Anemia.
Esmalte dental debilitado.
Hematomas espontáneos.
Diabetes.
Posible aumento de peso debido a un metabolismo lento.
.
Causas que favorecen su deficiencia.

Estas son algunas de las causas que pueden favorecer su deficiencia:
El tabaco. Cada cigarrillo destruye entre 25 y 100 mg. de vitamina C.
El abuso de la aspirina.
El abuso de antibióticos.
El abuso de cortisona.
El abuso de tranquilizantes.
El uso continuado de anticonceptivos.
Tensiones físicas abusivas.
Alteraciones emocionales importantes.
El consumo abusivo de alcohol.
El consumo de aceites rancios.
La inhalación del humo procedente de la combustión del petróleo.
La intoxicación por plomo.
La intoxicación por aluminio.
La intoxicación por cadmio.
La intoxicación por cobre inorgánico.
Las enfermedades infecciosas.
Embarazo y lactancia.
.
Precauciones y Datos a tener en cuenta.

Es recomendable comenzar los tratamientos con dosis bajas y posteriormente ir incrementándolas dependiendo de la tolerancia de la persona.

La vitamina C se oxida rápidamente y por tanto requiere de cuidados al momento de exponerla al aire, calor y agua. Por tanto cuanto menos calor se aplique, menor será la pérdida de contenido. Las frutas envasadas por haber sido expuestas al calor, ya han perdido gran contenido vitamínico, lo mismo ocurre con los productos deshidratados. En los jugos, la oxidación afecta por exposición prolongada con el aire y por no conservarlos en recipientes oscuros.
La vitamina C ayuda a absorber el hierro, por lo tanto cuando llevemos a cabo una alimentación contra la anemia, o carencia de hierro, será conveniente tomar un zumo de naranja al terminar las comidas, de esta manera la biodisponibilidad del hierro se ve enormemente aumentada.

Se sugiere a las personas fumadoras que ingieran 35 mg/día adicionales de vitamina C a lo sugerido a personas no fumadoras.

También se sugiere que cumplan con el requerimiento diario de vitamina C, quienes son fumadores pasivos, o personas regularmente expuestas al humo del cigarro/cigarrillos.

Los efectos secundarios serios a causa de demasiada vitamina C son muy infrecuentes porque el cuerpo no puede almacenar dicha vitamina. Sin embargo, no se recomiendan cantidades superiores a 2,000 mg/día, dado que tales dosis altas pueden llevar a malestar estomacal y diarrea.
.
Advertencias y precauciones especiales.

Embarazo y lactancia: La vitamina C es probablemente segura para las mujeres que están embarazadas o amamantando si se toma en la dosis recomendada de 120 mg por día. El tomar demasiada vitamina C durante el embarazo puede causar problemas para el bebé recién nacido.

Después de someterse a un procedimiento llamado angioplastia: Inmediatamente antes y después de una angioplastia evite tomar suplementos que contienen vitamina C u otras vitaminas antioxidantes (betacaroteno, vitamina E) sin la supervisión de un profesional de la salud. Estas vitaminas parecen interferir con su recuperación.

Cáncer: Las células cancerosas concentran gran cantidad de vitamina C. Hasta que no se tenga más información, use dosis altas de vitamina C solo bajo la dirección de su oncólogo.

Diabetes: La vitamina C podría aumentar el azúcar en la sangre. En las mujeres de más edad con diabetes, dosis más altas de 300 mg por día aumenta el riesgo de muerte debido a enfermedades del corazón. No tome vitamina C en dosis mayores de las que se encuentra en las multivitaminas básicas.

Trastornos relacionados con el hierro en la sangre, que incluyen las afecciones llamadas “talasemia y hemocromatosis”: La vitamina C puede aumentar la absorción de hierro, lo que puede empeorar estas afecciones. Evite tomar grandes cantidades de vitamina C.

Cálculos renales, o un historial de cálculos renales: Grandes cantidades de vitamina C puede aumentar la probabilidad de tener cálculos renales. No tome vitamina C en dosis mayores de las que se encuentra en las multivitaminas básicas.

Una deficiencia metabólica llamada deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PDD): En las personas con esta enfermedad el consumo de grandes cantidades de vitamina C puede producir ruptura de los glóbulos rojos. Evite el consumo de grandes cantidades de vitamina C.

Un trastorno de la sangre llamado “enfermedad de células falciformes”: La vitamina C puede empeorar esta afección. Evite el consumo de grandes cantidades de vitamina C.
.
Interacciones con medicamentos.
Moderadas.
Tenga cuidado con esta combinación:
Aluminio.
El aluminio se encuentra presente en la mayoría de los antiácidos. La vitamina C puede aumentar la cantidad de aluminio que el cuerpo absorbe. Pero no está claro si esta interacción debe causar una gran preocupación. Tome vitamina C dos horas antes o cuatro horas después de tomar antiácidos.
Estrógenos.
El cuerpo descompone los estrógenos para eliminarlos. La vitamina C podría disminuir la rapidez con qué el cuerpo elimina los estrógenos. El tomar vitamina C junto con estrógenos podría aumentar los efectos y efectos secundarios de los estrógenos.
Flufenazina (Prolixin).
Grandes cantidades de vitamina C podrían disminuir la cantidad de flufenazina (Prolixin) en el cuerpo. El tomar vitamina C junto con flufenazina (Prolixin) podría disminuir la eficacia de la flufenazina (Prolixin).
Medicamentos para el cáncer (Quimioterapia).
La vitamina C es un antioxidante. Hay un poco de preocupación de que los antioxidantes podrían disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para el cáncer. Pero es demasiado pronto para saber si esta interacción ocurre.
Medicamentos para el VIH/SIDA.
El tomar grandes dosis de vitamina C podría disminuir la cantidad que permanece en el cuerpo de los medicamentos que se usan para el VIH/SIDA. Esto podría disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para el VIH/SIDA.Algunos de los medicamentos que se usan para el VIH/SIDA incluyen amprenavir (Agenerase), nelfinavir (Viracept), ritonavir (Norvir), y saquinavir (Fortovase, Invirase).
Medicamentos que se usan para bajar el colesterol (Estatinas).
El tomar vitamina C, betacaroteno, selenio y vitamina E juntos podría disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol. No se sabe si la vitamina C, si se toma sola, disminuye la eficacia de algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol.Algunos de los medicamentos que se usan para bajar el colesterol incluyen a atorvastatina (Lipitor), fluvastatina (Lescol), lovastatina (Mevacor), y pravastatina (Pravachol).
Niacina.
El tomar vitamina C junto con vitamina E, betacaroteno y selenio juntos podría disminuir algunos de los efectos beneficiosos de la niacina. La niacina puede aumentar el colesterol bueno. El tomar vitamina C juntos con estas otras vitaminas podría disminuir la eficacia de la niacina para aumentar el colesterol bueno.
Warfarina (Coumadin).
La warfarina (Coumadin) se usa para retardar la coagulación sanguínea.Grandes cantidades de vitamina C podrían disminuir la eficacia de la warfarina (Coumadin). Al disminuir la eficacia de la warfarina (Coumadin) podría aumentar el riesgo de producir coágulos. Asegúrese de controlar su sangre periodicamente. Su dosis de warfarina (Coumadin) podría necesitar ser cambiada.
.
Menores.
Preste atención a esta combinación:
Acetaminofeno (Tylenol, otros).
El cuerpo descompone el acetaminofeno (Tylenol, otros) para eliminarlo. Grandes cantidades de vitamina C puede disminuir la rapidez con que el cuerpo descompone el acetaminofeno. No está claro exactamente cuando es importante esta interacción o si esta interacción debe preocupar.
Aspirina.
La aspirina es eliminada por el cuerpo a través de los riñones y en la orina. Algunos científicos han expresado preocupación de que la vitamina C podría disminuir la manera en que el cuerpo elimina la aspirina y podría aumentar la cantidad de aspirina en el cuerpo. Existe la preocupación de que esto podría aumentar el riesgo de efectos secundarios relacionados con la aspirina. Sin embargo, algunos estudios sugieren que esta no es una preocupación importante y que la vitamina C no interacciona de manera significativa con la aspirina. Algunas investigaciones sugieren que en realidad tomar vitamina C con aspirina tamponada podría disminuir la irritación del estómago causada por la aspirina. Se necesitan más pruebas sobre este posible beneficio.
Nicardipina (Cardene).
La vitamina C es absorbida por las células. El tomar nicardipina (Cardene) junto con vitamina C puede disminuir la cantidad de vitamina C que es absorbida por las células. Se desconoce el significado de esta interacción.
Nifedipina.
La vitamina C es absorbida por las células. El tomar nifedipina (Adalat, Procardia) junto con vitamina C puede disminuir la cantidad de vitamina C que es absorbida por las células. Se desconoce el significado de esta interacción.
Salsalato (Disalcid).
La vitamina C podría disminuir la rapidez con que el cuerpo elimina el salsalato (Disalcid). El tomar vitamina C junto con salsalato (Disalcid) podría aumentar la cantidad de salsalato (Disalcid) en el cuerpo y aumentar los efectos y efectos secundarios del salsalato.
Trisalicilato de colina y magnesio (Trilisato).
La vitamina C podría disminuir la rapidez de la eliminación del trisalicilato de colina y magnesio (Trilisato). Pero no está claro si esta interacción debe causar una gran preocupación.
.
Interacción con Plantas y Suplementos.
Acerola.
La acerola contiene altos niveles de vitamina C. No tome grandes cantidades de acerola junto con vitamina C. Ello le puede proporcionar mucha vitamina C. Los adultos no deberían tomar más de 2000 mg de vitamina C por día.
Cobre.
Dosis altas de vitamina C (1500 mg al día) pueden disminuir los niveles de cobre en los hombres jóvenes. Los investigadores no saben porque pasa esto, pero podría ser que el ácido en la vitamina C convierte el cobre a una forma que no pasa fácilmente de la comida en el intestino a la corriente sanguínea. O puede ser que la vitamina C, de alguna manera, hace que el cuerpo use todo el cobre en la sangre. Probablemente esta interacción no es importante excepto en la gente que tiene una dieta baja en cobre.
Cromo.
Hay cierta información que sugiere que la vitamina C aumenta la absorción del cromo. No tome grandes cantidades de cromo y vitamina C juntos. No se sabe si separando las dosis por varias horas se puede evitar esta interacción.
Hierro.
La vitamina C aumenta la absorción del hierro si se toman al mismo tiempo. Para la mayoría de las personas probablemente no es necesario que tomen suplementos de vitamina C para mejorar la absorción de hierro, ya sea de la dieta o de los suplementos, especialmente si la dieta contiene bastante vitamina C.
Rosa mosqueta.
La rosa mosqueta contiene altos niveles de vitamina C. No tome grandes cantidades de rosa mosqueta junto con vitamina C. Ello le puede proporcionar mucha vitamina C. Los adultos no deberían tomar más de 2000 mg de vitamina C por día.
Rosa mosqueta Cherokee.
La rosa mosqueta Cherokee contiene altos niveles de vitamina C. No tome grandes cantidades de rosa mosqueta Cherokee junto con vitamina C. Ello le puede proporcionar mucha vitamina C. Los adultos no deberían tomar más de 2000 mg de vitamina C por día.
Uvas.
Hay evidencia que muestra que las personas con presión arterial alta que toman 500 mg/día de vitamina C junto con 1000 mg de polifenoles de semillas de uva experimentan un alza significativa de la presión arterial. Los investigadores no saben a que se debe esto.
Vitamina B12.
Las primeras investigaciones sugieren que los suplementos de vitamina C pueden descomponer la vitamina B12 que está presente en la dieta. Sin embargo, otros ingredientes en los alimentos, tales como el hierro y los nitratos, pueden contrarrestar este efecto. Los investigadores no están seguros de la importancia de esta interacción, pero probablemente puede evitarse si se toman los suplementos de vitamina C por lo menos 2 horas después de las comidas.
.
Toxicidad.
Es poco probable que exista una intoxicación de vitamina C, puesto que es una vitamina hidrosoluble y los excesos son eliminados a través de la orina. Pero si la dosis diaria supera los 2000 mg/día pueden aparecer:
Diarreas.
Escozor al orinar.
Picor e irritación en la piel.
Alteraciones importantes de la glucosa en diabéticos.
Insomnio.
Exceso en la absorción de hierro.
Formación de cálculos de oxalato y úrico.
.
Requerimientos diarios.
La ración diaria recomendada en la dieta (RDR) para las vitaminas refleja qué tanta cantidad de cada vitamina deben obtener la mayoría de las personas cada día. La RDR para las vitaminas se puede usar como meta para cada persona.
La cantidad de cada vitamina que se necesita depende de su edad y sexo. Otros factores, como el embarazo y las enfermedades, son igualmente importantes.
La mejor forma de obtener los requerimientos diarios de las vitaminas esenciales, entre ellas la vitamina C, es consumiendo una dieta equilibrada que contenga una variedad de alimentos.
Ingestas de referencia en la dieta para la vitamina C:
Bebés:
0 – 6 meses: 40 mg/día.
7 – 12 meses: 50 mg/día.
Niños:
1 – 3 años: 15 mg/día.
4 – 8 años: 25 mg/día.
9 – 13 años: 45 mg/día.
Adolescentes:
Mujeres de 14 a 18 años: 65 mg/día.
Hombres de 14 a 18 años: 75 mg/día.
Adultos:
Hombres de 19 años o más: 90 mg/día.
Mujeres de 19 años o más: 75 mg/día.
Los fumadores activos o pasivos a cualquier edad deben incrementar su cantidad diaria de vitamina C a 35 mg adicionales.
Las mujeres que estén en embarazo o lactando y aquéllas que fuman necesitan cantidades mayores de vitamina C. Pregúntele al médico cuál es la mejor cantidad para usted.
.
Nutrientes sinérgicos.
Estos son algunos de los elementos que pueden potenciar los efectos beneficiosos de la vitamina C:
Calcio.
Magnesio.
Complejos de vitaminas y minerales.
Complejo de bioflavonoides.
.
Alimentos ricos en Vitamina C.
Tal como en el caso de los hombres en que el ácido ascórbico no es sintetizable por el organismo, los animales no pueden sintetizarlo tampoco, por tanto ningún alimento animal cuenta con esta vitamina. Puesto que nuestro cuerpo no produce vitamina C, debemos incorporarla a través de los alimentos. Los siguientes alimentos son algunos de las ricos en vitamina C:
Aves: Pollo.
Naranjas Frutas: Acerola (zumo). Arándanos. Bayas de espino amarillo. Chirimoya. Frambuesas. Fresas. Grosella negra. Guayabas en almíbar. Kiwi. Mandarinas. Mango. Manzanas. Melón. Pomelo. Naranjas. Papaya. Peras. Piña. Sebas dulces. Uvas.
Hortalizas: Berros. Boniato. Brécol. Cebollas. Coles de Bruselas. Coliflor. Col rizada. Col lombarda. Colinabo. Guisantes. Hinojo. Judías verdes. Nabos. Puerro. Repollo. Rutabaga.
Frutos secos: Nueces.
.
Enfermedades en las cuales su uso puede hacerse aconsejable.

Estas son algunas de las enfermedades donde el uso de la vitamina C, puede ser recomendable:
Traumatología/Reumatología: Artritis. Artrosis. Esguinces. Espondiloartritis anquilosante. Lumbago. Luxaciones/Dislocaciones. Osteoporosis. Oncología ósea. Raquitismo. Reumatismo. Sinovitis tóxica. Tendinitis. Tortícolis. Trastornos de la dentición.
Aparato Respiratorio/Neumología y ORL: Afonía. Alergias respiratorias. Amigdalitis. Asma. Bronquitis. Bronquiectasia. Catarro. Enfisema pulmonar. Faringitis. Insuficiencia respiratoria. Neumonía. Pulmonía. Resfriados. Rinitis. Sinusitis. Tos. Tuberculosis.
Aparato Digestivo: Dispepsia (digestiones lentas y difíciles). Estreñimiento.
Estomatología: Aftas. Encías sangrantes. Gingivitis. Piorrea.
Dermatología: Acné. Eccemas. Dermatitis atópica. Heridas. Herpes. Psoriasis.
Trastornos del metabolismo: Colesterol. Triglicéridos. Diabetes tipo II.
Sistema Circulatorio: Flebitis. Piernas cansadas. Úlceras varicosas. Varices.
Sistema Nervioso: Estrés. Insomnio.
.
Otros:
Alcoholismo.
Alergias.
Alzheimer.
Anemia.
Cáncer.
Cicatrización de las heridas.
Deportistas.
Enfermedad de Ménière.
Enfermedades degenerativas.
Epistaxis.
Escorbuto.
Fiebre.
Hipertensión arterial.
Infecciones.
Infertilidad masculina.
Intoxicaciones medicamentosas y/o químicas.
Menopausia.
Parkinson.
Tabaquismo.
Tinnitus.
Trastornos del crecimiento.

Referencias y Bibliografía:

Padayatty S, Katz A, Wang Y, Eck P, Kwon O, Lee J, Chen S, Corpe C, Dutta A, Dutta S, Levine M (2003). «Vitamin C as an Antioxidant: evaluation of its role in disease prevention» (PDF). J Am Coll Nutr 22 (1): pp. 18–35. PMID 12569111. http://www.jacn.org/cgi/reprint/22/1/18.pdf.
«Vitamin C». Food Standards Agency (UK).
«Vitamin C (Ascorbic Acid)». University of Maryland Medical Center (abril 2002).
Higdon, Jane, Ph.D. (31 de enero 2006). «Vitamin C». Oregon State University, Micronutrient Information Center.
Wilson LG. The Clinical Definition of Scurvy and the Discovery of Vitamin C J Hist of Med. 1975;40–60.
Challem, JJ, Taylor, EW. 1998. Retroviruses, ascorbate, and mutations, in the evolution of Homo sapiens. Free Radical Biology and Medicine. 25(1):130-132.
Benhegyi, G. 1997. Ascorbate metabolism and its regulation in animals. Free Radical Biology and Medicine. 23(5):793-803.
Stone I. 1979. Homo sapiens ascorbicus, a biochemically corrected robust human mutant. Medical Hypotheses. 5(6):711-721
Vitamin C biosynthesis in prosimians: Evidence for the anthropoid affinity of Tarsius. J. I. Pollock 1, R. J. Mullin. American Journal of Physical Anthropology. 1986. Volume 73 Issue 1, Pages 65 – 70. Published Online: 3 de mayo 2005: Digital Object Identifier (DOI) 10.1002/ajpa.1330730106, see [1] visto 15 de marzoo 2010
«Vitamin and mineral requirements in human nutrition, 2ª ed.». World Health Organization (2004).
Higdon, Jane. «Linus Pauling Institute Recommendations». Oregon State University.
Roc Ordman. «The Scientific Basis Of The Vitamin C Dosage Of Nutrition Investigator». Beloit College.
«Vitamin C Foundation\’s RDA».
Vitamin C Infectious Diseases, & Toxins. Xlibris. 2002. ISBN 1401069630. Chapter 5 – Vitamin C optidosing.
How to Live Longer and Feel Better. W. H. Freeman and Company. 1986. ISBN 0-380-70289-4.
Cathcart, Robert (1994). «Vitamin C, Titrating To Bowel Tolerance, Anascorbemia, and Acute Induced Scurvy». Orthomed. Consultado el 2007-02-22.

fuente/ rdnatural.es